232 años no es nada

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, editorial, noticia destacada 2, Sin categoría

11, Noviembre 2018

LOCALES

OPINIÓN

Fotografìa Daniel Ramonell

232 años no es nada

Cuando el Gobernador de Córdoba del Tucumán, marqués de Sobremonte –emblema de la cobardía en tiempos de la Colonia- ordena el 11 de noviembre de 1786 la formación de la Villa de la Concepción del Río Cuarto, desata una madeja de historia que se extiende desde la villa de los cuatro ranchos y un convento hasta la urbe pujante y contradictoria que habitamos hoy en día.

A 232 años de su fundación, “El Imperio del Sur Cordobés” sigue prometiendo que mientras corra el viento norte y haya agüita en el arenal seguirá cantando su propia canción.

2018 encuentra a Río Cuarto fuertemente endeudada en dólares, con altos estándares de trabajo en negro y precarización laboral, niveles de desempleo en el comercio y los servicios -sus principales actividades económicas- que hace tiempo dejaron de ser “por goteo” para convertirse en una realidad que duele a muchas familias.

El Gobierno del PJ responde cómo puede los embates de la oposición señalándole los más diversos problemas que aquejan a la población. Las críticas de Cambiemos al oficialismo se formulan como si Río Cuarto fuera una isla y soslayan que muchas de las plagas que padecen sus habitantes se deben al rumbo político, económico y social que aplica el Gobierno Nacional del que forman parte.

En un país como el nuestro, azotado por las consecuencias 232 años no es nada de un brutal ajuste diseñado por el FMI, y con una creciente resistencia social, pensar en actos electorales por venir en uno o dos años suena, cuanto menos, aventurado.

Esta afirmación no exime de responsabilidad al Departamento Ejecutivo Municipal en la que predominan los parches y todavía no se decide a declarar la Emergencia Social y Alimentaria pese a que la situación se agrava día tras día. Ya no hay malones, campanas al viento y fuego en el Fortín acechando a los pobladores de esta comarca.

La escandalosa desigualdad social es, aquí y ahora, la principal deuda a saldar en la orgullosa ciudad de los 232 años.