Así se marca la cancha

Publicada en Publicada en agenda cultural y deporte, noticia destacada 1, regionales

17, marzo 2019

DEPORTE E INCLUSIÓN

Así se marca la cancha

La Selección de Futsal de chicos con Síndrome de Down concentró en Córdoba, como parte de la preparación para el mundial de Brasil. El deporte, una vez más, se moldea para facilitar la inclusión. Pero también se ofrece como herramienta para el desarrollo, para una mejor vida, para romper estigmas.

Por Emiliano Ocanto

“Era impensado hace veinte años que chicos con síndrome de down puedan estar jugando al fútbol, resolviendo situaciones complejas, respetando un orden táctico”, dice Juan Manuel Velardez, entrenador del seleccionado de futsal de chicos son síndrome de down. En mayo, en San Pablo, doce pibes y la decena de profesionales que trabajan con ellos comienzan el mundial.

En octubre de 2017 comenzó este proyecto de inclusión deportiva, que sondeó a cientos de chicos en diferentes partes del país, y que aparece como una ruptura frente al lugar destinado que la población con síndrome de down parecía tener en la sociedad, “nosotros apuntamos al alto rendimiento”, remarca Velardez.

Juan Manuel es profesor de Educación Física, y tiene años de trabajo con chicos con algún grado de discapacidad, actualmente también lo hace en la Fundación Boca Social. Por esto, está convencido de que los chicos con los que tratan tienen potencialidades en las que muchas veces ni siquiera se indaga. “He descubierto a atletas de élite con síndrome de down: gimnastas, nadadores, chicas que hacen nado sincronizado, chicos que juegan al fútbol y lo hacen muy bien”, asegura casi sorprendido.

En Córdoba, la Fundación Empate hace apenas unos años que apuesta al fútbol como motor de inclusión, pero ya se ha hecho un lugar en el mapa. Figuras del fútbol local y hasta el propio “Pupi” Zanetti se comprometieron con la causa para darle mayor visibilidad. De hecho, había una firme intención de abrir una “escuela hermana” en la ciudad de Río Cuarto, proyecto que aún no se ha concretado. Precisamente en las instalaciones de la Fundación es donde la selección se alojó durante tres días.

Tratándose de un deporte, y por el lado exitista en el que vivimos, resuena la palabra “Empate”. Germán Taborda, uno de los profesores al frente del equipo de fútbol Empate F.C., lo sabe resumir: “La idea es buscar la igualdad. No hay más para unos y menos para otros. Se persigue la paridad”.

Aunque cuentan con el apoyo de la AFA (la Asociación les facilitó el dinero para los pasajes, además de la ropa oficial para la competencia), la selección ha lanzado una campaña a través de las redes sociales para recaudar el dinero restante. Velardez comenta que todavía doscientos mil pesos los separan de poder cumplir el sueño, y con un plazo que carcome: el 20 de marzo deben confirmar su participación. Asimismo, se muestra esperanzado en que podrán recaudar esa cifra.

El cambio en la vida de estos pibes, y la evolución en sus aptitudes físicas es algo que el cuerpo técnico ha notado, a través de las nueve concentraciones que han realizado hasta hoy. El trabajo dignifica, y el deporte te hace visible. Te muestra y nos demuestra. La ambición de Juan Manuel Velardez y quienes lo acompañan no es más que un soplo de humanidad: “Lo que conformamos es para tratar de hacer lo posible y ganar el mundial. Si perdemos, redoblaremos la apuesta para que más pibes con síndrome de down sigan jugando al fútbol”.