Autovía de Punilla: Avanza el nuevo proyecto, crecen las críticas y las resistencias

Publicada en Publicada en Ambiente y Naturaleza, Bienes Comunes y Modelo Productivo, noticia del dia, noticia destacada 2, opinion, Pensamiento crítico, Provinciales

08, Abril 2021

Autovía de Punilla: Avanza el nuevo proyecto, crecen las críticas y las resistencias

Después del fallido intento de realizar una autovía por la montaña, la Provincia avanza con un nuevo proyecto de trazado vial por el oeste, pero donde se repiten, en esencia, los mismos problemas: un grave impacto socioambiental en la región y la falta de escucha a la comunidad de Punilla, que, una vez más, se organiza en defensa de su territorio. Ante ello, convocan a participar masivamente en la audiencia pública que se realizará este viernes.

Por Lucía Maina Waisman para La tinta

La presencia de bosques nativos en zona roja, el valor arqueológico y paleontológico de la región, las afectaciones a viviendas, el paso por la Reserva Hídrica Los Gigantes, el cruce de los ríos Yuspe y Cosquín, y la sensibilidad social existente en la zona son los principales riesgos ambientales que implicaría el nuevo trazado de la autovía en Punilla, según reconoce el mismo Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto.

Pese al fracaso que sufrió el proyecto vial de 2018 debido a la gran resistencia de la comunidad, la Provincia realiza un nuevo intento de avanzar sobre la región con un trazado que implicaría diversos impactos socioambientales. Ante ello, una vez más, se multiplican las voces de asambleas, vecinxs, organizaciones y especialistas que cuestionan la autovía en defensa del territorio y que denuncian el incumplimiento del proceso de participación ciudadana real establecido por la Ley Provincial de Ambiente 10.208.

autovía-ambiente-Instructivo-inscripción-flyer-audiencia-pública-virtualEl nuevo proyecto pretende avanzar por el oeste de la ruta 38 para conectar el nuevo puente construido sobre el dique San Roque (Variante Costa Azul) con la localidad de La Cumbre. En total, la obra abarca 43,5 kilómetros y el área de afectación directa de toda la traza oscila entre las 217 y las 348 hectáreas, de las cuales, al menos, 172 son bosque nativo, tal como indica el EIA presentado. Este año, se pretende licitar un primer tramo de alrededor de 21 kilómetros que va desde San Roque hasta Molinari.

En este marco, el próximo viernes 9 de abril, se realizará la audiencia pública oficial sobre el proyecto de autovía, de manera virtual. Las Asambleas de Punilla convocan a la población cordobesa a inscribirse en esta instancia (un trámite que puede realizarse online hasta hoy, miércoles a las 12 horas), así como a sumarse a la Audiencia Pública, Popular y Presencial que organizan ese mismo día desde las 11 horas en el Horno Histórico de Bialet Massé, para hacer escuchar las voces de la comunidad y las objeciones de diversas organizaciones y especialistas sobre la nueva traza.

De cualquier manera, desde las asambleas, denuncian que, hasta ahora, no se garantizaron las instancias de participación e información que establece el marco legal vigente y señalan las restricciones de esta modalidad virtual: “El gobierno provincial impone una audiencia para debatir sobre un proyecto de autovía en Punilla que ya se decidió a puertas cerradas, incorporando el ‘mecanismo de audiencia pública virtual’ que restringe la participación de aquellxs vecinxs que no tienen los medios necesarios”. Y agregan: “A pesar de este atropello, las Asambleas de Punilla decidimos participar masivamente de este espacio para denunciar que el gobierno NO promovió ningún proceso de participación ciudadana real”.

Desde la ONG Asociación de Amigos del Río San Antonio (ADARSA) en Punilla, también expresaron su preocupación ante la audiencia pública virtual convocada para este viernes, teniendo en cuenta que una de las críticas más fuertes al proyecto rechazado en 2018 fue justamente “la ausencia de participación ciudadana con la debida información pública desde las fases iniciales de diseño del proyecto”, una situación que ahora ven repetirse en el accionar de la Provincia y de “intendentes que no contestan los pedidos de información pública o sesionan a ‘puertas cerradas’ para otorgar factibilidades de uso de suelo”.

Por otro lado, el Estudio de Impacto Ambiental que será debatido en la audiencia ha recibido diversas críticas de organizaciones y especialistas por los impactos socioambientales que tendría este nuevo proyecto. Como lo indica ese documento oficial, “la traza atraviesa zonas urbanizadas, que además requerirán de relocalización de viviendas; áreas de interés arqueológico; zonas rojas de bosque nativo; áreas productivas con actividades de cría, minas de extracción de cuarzo, feldespato; canteras de calizas, de áridos; basurales a cielo abierto; zonas de alto valor turístico; áreas naturales protegidas por el Estado provincial y/o municipal; numerosas cuencas hídricas, algunos reservorios, cruces de ríos y arroyos”. A continuación, detallamos algunos de estos aspectos y sus consecuencias.

El bosque y sus habitantes

Según indica el EIA, al menos 172 hectáreas de bosque nativo se verán afectadas de manera directa por el nuevo trazado de la autovía. Allí, se estima que existen actualmente más de ocho mil árboles y casi 77 mil arbustos de un centenar de especies diferentes.

“De acuerdo a las categorías de conservación de la Ley de Bosque Nativo, el 29% de la traza atraviesa zona roja y un 71% zona amarilla”, especifica el Estudio presentado por la empresa provincial Caminos de las Sierras y elaborado por un equipo contratado por la Provincia con la bióloga Alejandra Toya como firmante principal.

Mapeo-conflictos-ambiente-córdoba-extractivismoAl respecto, desde ADARSA, señalan que el estudio incumple la Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. Señalan también que “la afectación de zonas rojas y amarillas de la ley de bosques es muy significativa, y dado el estado crítico de conservación del bosque serrano, se debería tanto considerar alternativas de obra como ponderar con el mayor de los impactos las afectación de los mismos”.

A ello, se suma la fauna que sería afectada al ver alterado su hábitat, incluyendo especies amenazadas, vulnerables o en peligro de extinción. Tal como indica un informe del periodista Lea Ross en un análisis pormenorizado sobre el Estudio de Impacto Ambiental, entre algunas de estas especies, se encontrarían el hurón menor, el pejerrey, la corzuela parda, la vizcacha, algunos felinos como el gato montés, el yaguarundí y el puma, y finalmente, el gato del pajonal considerado como especie en peligro.

Por otro lado, según la ONG de Punilla, el EIA reconoce “formalmente” la presencia de pueblos originarios –la traza atraviesa territorio de la comunidad Tica Comechingón-, “pero no existen constancias del proceso de Consulta o Consentimiento informado de los mismos”, y se desconocen los Derechos de los pueblos Originarios establecidos por el marco legal nacional e internacional.

El EIA advierte también que el proyecto aumentaría el riesgo de erosión y pérdida de suelo.

Puentes, viviendas y reservas

Se estima que el nuevo trazado atraviesa más de veinte cuencas, el ejido urbano de cuatro localidades de la zona y reservas naturales. Uno de los aspectos más preocupantes en este sentido es que el proyecto incluye la construcción de dos nuevos puentes. Uno de ellos en la embocadura del río Cosquín sobre el lago San Roque, lo que implicaría pasar por parte del área urbana de Bialet Massé, una de las localidades que se vería más afectada por las expropiaciones de tierras y viviendas.

El segundo puente se realizaría sobre el Río Yuspe, de 200 metros de longitud en altura. Este tramo ingresaría en la Reserva Hídrica Natural Los Gigantes y en la Reserva Municipal Parque Natural y Cultural del Río Yuspe, áreas naturales protegidas que cuentan con una gran biodiversidad.

Patrimonio arqueológico y cultural

El Valle de Punilla es la zona con mayor cantidad de sitios arqueológicos de nuestra provincia, según el libro “El patrimonio arqueológico de los espacios rurales de la provincia de Córdoba” de los profesionales Roxana Cattaneo- Andres Izeta y Thiago Costa, del Museo de Antropología de Córdoba. Dicho valle cuenta con más de 300 Sitios Arqueológicos, de los cuales, 30 se encuentran en la zona de Villa Giardino, con una antigüedad que va desde los 400 a los 4000 años AP. La traza de la nueva ruta en esa región se ubica justamente donde se encuentra la mayor cantidad de estos lugares fundamentales del patrimonio arqueológico, histórico y cultural. En este sentido, el EIA reconoce que en diversos tramos se atraviesan Zonas de Riesgo Arqueológico Máximo y Moderado, así como zonas de Riesgo Paleontológico Máximo y Moderado.

La comunidad y la economía regional

Un cuestionamiento que lxs pobladorxs de Punilla realizaron al anterior proyecto y que ahora vuelven a reclamar se relaciona con las prioridades sociales y económicas de su comunidad. “La autovía generará graves daños y alteraciones a las cuencas del oeste, y no será solamente una ruta, será un disparador para una aceleración vertiginosa de las urbanizaciones, eliminando monte nativo, economías campesinas y colapsando más los servicios esenciales”, expresan desde las asambleas.


“Se pretenden gastar 100 millones de dólares en el tramo San Roque-Molinari y ¿cuántos más serán hasta La Cumbre?”, se preguntan las organizaciones y reclaman que “se atiendan las prioridades de Punilla: agua potable, salud, educación, trabajo digno”.


Al respecto, uno de los documentos difundidos por las Asambleas de Punilla y la Asamblea en Defensa del Ambiente Córdoba capital denuncian que esta Autovía forma parte del canal bioceánico de la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA), “un acuerdo realizado entre 12 países de América del Sur, materializado a través de 12 ejes de comercialización que comprenden diversos proyectos de infraestructura (…) impulsados y financiados principalmente por organismos multilaterales (BID, CAF, FONPLATA), llevando a los países sudamericanos a un aumento de su deuda externa y beneficiando a las empresas transnacionales que utilizarán esta infraestructura para la explotación de nuestros recursos de forma de poder abastecer sus mercados”, y que no promoverá, agregan, el desarrollo de la región.

crisis-clima-ambiente-ecología-10
(Imagen: La tinta)

Ante ello, proponen que el Estado realice mejoras en la Ruta 38 ya existente, en el tren y el transporte público, así como un ordenamiento territorial participativo que permita resolver las necesidades reales del Valle de Punilla.

Desde ADARSA, advierten también otras irregularidades en el estudio presentado, ya que el mismo no corresponde a un Estudio de Impacto Ambiental Acumulativo, “por lo que no se ven analizados los efectos directos e indirectos de los impactos considerando su magnitud, extensión y elementos afectados, no sólo en lo inmediato, sino también en el tiempo y considerando la parte ya realizada del tramo 1”.

Finalmente, la ONG concluye: “En el Estudio del proyecto, nuevamente, “impuesto”, no se analizan los impactos que la obra tendrá en el Valle De Punilla (con un perfil eminentemente turístico) no sólo en el medio físico, de por sí frágil y sensible, sino también en lo social, económico, cultural y en la vida de los pueblos originarios. Sin dudas, al gobierno no le interesa la biodiversidad existente ni las generaciones presentes y futuras, ni cumplir las leyes vigentes, sino profundizar un modelo económico que claramente se sintoniza con el deterioro ambiental que se profundiza a pasos agigantados y que nada tiene que ver con un desarrollo sustentable”.

Imagen de portada: Colectivo Manifiesto

Fuente: wwwlatinta.com.ar