Cerró una fábrica de bolsas y seis trabajadores quedaron en la calle

Publicada en Publicada en locales, noticia del dia, noticia principal

01, Marzo de 2019

LOCALES

Cerró una fábrica de bolsas y seis trabajadores quedaron en la calle

La empresa Chamago cerró sus puertas en la ciudad de Río Cuarto y despidieron a seis trabajadores. Entre ellos una mujer madre de 5 hijos en edad escolar. Tras recibir sorpresivamente la noticia, los empleados decidieron no abandonar sus puestos de trabajo e intervino la policía.

Por Nano Nusbaum

Este jueves por la mañana, los trabajadores ingresaron como todos los días a la fábrica de bolsas ubicada en Marcelo T. de Alvear al 1365 y cerca del mediodía fueron sorprendidos por el dueño, quien les comunicó que la empresa cierra sus puertas.

Los seis empleados despedidos, entre ellos una mujer madre de 5 hijos en edad escolar, decidieron quedarse en el lugar y hacer de la fábrica su trinchera simbólica para expresar su dolor y preocupación por la pérdida de los puestos de trabajo y asegurarse de cobrar la quincena y las indemnizaciones.

Gabriel Zabaleta, propietario de Chamago SRL., decidió cerrar todos los ingresos y ante la resistencia de los trabajadores llamó a la policía para que desalojara a los despedidos.

Así fue como cerca del mediodía se vivieron momentos de tensión generados por la presencia policial y los empleados tratando de resistir en un contexto de desesperación y tristeza tras ser notificados que no tendrán más trabajo. Los despedidos recibieron el apoyo de referentes gremiales y también de estudiantes universitarios.

Entre los seis trabajadores despedidos está Roxana, quien es madre de cinco hijos en edad escolar. Ella como muchas mujeres solas, se quedó sin sus ingresos.

El propietario de la fábrica argumentó que desde hace tiempo la empresa viene sufriendo los embates de la crisis económica, producto de las políticas económicas del Gobierno nacional. “Venimos afrontando una crisis desde junio del año pasado y ya no tenemos más recursos. Hemos tomado la decisión de cortar”, afirmó Gabriel Zabaleta, quien agregó que “por las circunstancias del país se cortaron definitivamente las ventas y no podemos afrontar el pago ni de las quincenas”.

Tras los momentos de tensión y la resistencia de los empleados, el dueño de la fábrica aseguró que cumplirá con los plazos previstos por la ley y que pagará las quincenas que les adeuda a los trabajadores, como así también las indemnizaciones.

El Ministerio de Trabajo convocó para primera hora de este viernes a una audiencia a los seis trabajadores despedidos, en la que abordarán cuestiones como indemnizaciones y pago de haberes adeudados.