Cotreco demanda mayores costos por una planta que ni empezó a construír

Publicada en Publicada en locales, noticia destacada 1

15, marzo 2019

RESIDUOS

Cotreco demanda mayores costos por una obra que no arrancó

Desde la oposición solicitarán a la Municipalidad que cese el pago del canon destinado a la construcción de una planta de reciclado, la cual se encuentra en etapa de planificación desde hace un año y medio. Quieren llevarse 4.7 millones de pesos al mes, un millón más que en meses anteriores

Por Gabriel Marclé

No se trata de una novedad, más bien de un recordatorio. Es que desde hace meses que la representación del partido Respeto en el Tribunal de Cuentas advierte irregularidades en la forma de manejar la relación contractual entre el Municipio y la empresa Cotreco, donde las expectativas y la realidad no se encuentran desde hace tiempo. De acuerdo a lo manifestado por la tribuno Julia Pereyra, la empresa continúa solicitando el pago de mayores costos por una obra que ni siquiera ha comenzado: la planta de reciclado.

Esta obra formó parte de las condiciones a cumplir por la empresa adjudicada a mediados de 2017, con un trabajo que comenzó en 2018 pero que a comienzos de 2019 todavía no tiene certezas en cuanto al informe de impacto ambiental necesario previo a colocar un solo ladrillo. Más allá de esto, Cotreco ingresó nuevos pedidos de pago por mayores costos, los cuales superan el canon mensual de 40 millones por el total de los servicios, pero que implica cerca de 4 millones (el 10%) por cada mes para la construcción de la planta de reciclado. A fines del año pasado, el Municipio recibió un pedido de redeterminación de precios por el valor de $3.658.693 pesos. El nuevo pedido asciende al total de $4.732.693 por mes.

“Ingresó un nuevo reajuste de costos por un millón de pesos más”, confirmó la representante del bloque legislativo minoritario, quien anunció que Respeto solicitará al ejecutivo que se suspenda el pago de este monto, ya que “no existen expectativas reales de que esta planta se vaya a construír”. El argumento del bloque político es que la empresa afronta un momento económico complejo, con cuentas embargadas y operaciones realizadas a través de un fideicomiso. “Resta esperar el resultado del proceso, si es que Cotreco quiebra o no, por lo que pedimos suspender al menos ese punto. Llevamos 20 meses abonando dinero para una planta que no está garantizada”, expresó Pereyra.

A fines del año pasado, Respeto también advirtió al Municipio sobre la forma en la que se realizaban los pagos para esta obra. En respuesta a ello, el subsecretario de Servicios Públicos, Mariano Mancinelli, aclaró que la planificación de la obra se encuentra a la espera de un informe de impacto ambiental que debe ser aprobado por la Provincia y que “los tiempos de obra están dentro de los pautados en el contrato”. Por aquel entonces se habló de un plazo de 90 días hasta el vencimiento del estudio, algo que está a punto de cumplirse, habiendo pasado casi tres meses del planteo.

Asimismo, cabe aclarar que las explicaciones del Ejecutivo surgieron previo a la crisis de higiene urbana que atravesó la ciudad, provocada mayormente por la delicada situación económica de la empresa y su relación con los trabajadores. Es decir, todo ocurrió antes de la intervención de la justicia. Pero, resulta al menos llamativo que se pueda esperar tanto tiempo para cumplir con algo que forma parte de una condición necesaria para prestar el servicio bajo los términos contractuales de la Municipalidad.

Para llevarlo a un caso más cotidiano, ningún vecino continuaría pagando a una empresa por la construcción de un paredón si este aún no tiene un solo ladrillo puesto. El encargado de la obra llegaría y diría “subió el precio de los materiales” y ¿se lo pagaríamos sin chistar? Corresponderá al Concejo Deliberante hacer lugar al pedido de Respeto, uno de los tantos que fueron encajonados por el oficialismo.