En nuestro nombre

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, editorial, en red, noticia del dia, noticia destacada 2

27 Mayo, 2018

En nuestro nombre

Redacción RETRUCO.-Macri y esta oleada neoliberal, esta restauración oligárquica, en parte es producto de nuestras debilidades, de nuestras contradicciones, de nuestras divisiones y, fundamentalmente, de lo que no se hizo, pudiéndose hacer, durante doce años de gobierno popular que en lugar de profundizar la participación de los trabajadores y los movimientos sociales, se dedicó a conciliar con la burguesía.

Es posible otro país si seguimos conjugando el verbo nosotros. No habrá ninguna posibilidad de cambio si primero no cambiamos nosotros y combatimos todos los días nuestro individualismo, la vanidad, nuestro egoísmo, nuestro personalismo, todas las carencias con las que nos infecta la ideología dominante del capitalismo. Si no cambia nuestro corazón, si no nos rebela la injusticia y no vamos a buscar a los trabajadores para convencerlos de que es posible y necesario compartir un proyecto colectivo de emancipación, no tendremos futuro.

A casi 35 años de lo prometido por Alfonsín, tenemos que decirlo con toda claridad porque lo sufrimos en el lomo todos los días: Esta democracia neocolonial no  educa, no sana, ni da de comer a todos los argentinos. Tenemos un 30 por ciento de nuestros compatriotas bajo la línea de pobreza.

Hay que cambiar esta democracia de raíz para darle carnadura social, protagonismo popular. Nos llaman cada dos años a votar para que todo siga igual o más o menos parecido. Por eso, creemos que la pelea es integral, la estrategia de poder es integral, se da en el barrio, el sindicato, el aula, en el campo, en la ciudad, en la fábrica, pero también se da en la decisión de no delegar más en lo político electoral y así, en lugar de elegir al menos malo de los otros, poder elegir al mejor de los nuestros para que seamos gobierno como pueblo alguna vez en nuestra Patria.

Hemos entendido que hay que ocupar el territorio, porque la batalla por las ideas, por el sentido de cada compañero, de cada compañera se da allí. Ellos están bombardeados por los medios de comunicación del poder. Nosotros tenemos la necesidad de romper el cerco informativo, construir nuestra comunicación propia, para contar lo que decimos y hacemos sin intermediarios, para que dejemos de guiarnos por lo que dicen los medios del poder hegemónico, empecemos a leer, mirar y escuchar nuestra propia prensa y combatamos con nuestras armas el apagón informativo.

Tenemos que utilizar este impresionante avance tecnológico en el campo de las comunicaciones para poder informar y opinar desde la clase. Esas herramientas no son buenas ni malas en sí mismas, se pueden utilizar para someter al pueblo, pero también se pueden utilizar, si somos inteligentes y consecuentes, como un formidable instrumento que sirva a los intereses de la liberación.

RETRUCO es un intento válido para construir comunicación con voz propia y en nuestro nombre.