La estigmatización de lxs jóvenes en tiempos de elecciones

Publicada en Publicada en agenda cultural y deporte, derecho a la comunicación, locales, noticia destacada 2

19 abril, 2019

ELECCIONES 2019

La estigmatización de lxs jóvenes en tiempos de elecciones

En un año electoral, en el que hay más incertidumbres que certezas. Lxs jóvenes reclaman mayor participación e información a la hora de votar pero también para ser parte de los proyectos que buscan ocupar algún nivel de representación en los diferentes niveles del Estado.

Por Julia Giuliani

Fotos Lucia Goicoechea

Este 2019 está atravesado por el calendario electoral. La población juvenil que al año 2019 tendrá entre 16 y 17 años es aquella que nació entre los años 2000 y 2003, es decir, en la última etapa de crecimiento de la década de la convertibilidad. Pero a su vez, estos jóvenes han transcurrido los primeros años de su infancia en la consolidación de un cuadro social rezagado y deteriorado: la tasa de pobreza alcanzaba al 26% (hoy al 50%) de la población y la indigencia al 6,4%, de trasfondo de la precaria situación de ingresos de los hogares se ubicaba en un marco laboral absolutamente fragmentado y flexibilizado como consecuencia de un modelo de crecimiento basado en la desindustrialización y la especulación financiera que derivó en una lógica de permanente exclusión, siendo los jóvenes la fuerza laboral precarizada por excelencia.

De los 299 mil pibes que no estudian actualmente, 221 mil tampoco trabaja (el 73,8% de éstos). Pero considerando esta fracción sobre el total de jóvenes de la edad analizada resulta que el 11,6% no estudia ni trabaja. En este marco la realidad invita a la desesperanza y a la desidia, nuestrxs jóvenes quieren votar y ser hacedores de su transcurrir.

RETRUCO consultó a tres jóvenes mujeres sobre cómo ven las elecciones, si conocen a lxs candidatxs, si saben sus propuestas y si estas instancias de democracia representativa les generan esperanzas.

Victoria es estudiante universitaria, nació en Río Cuarto, ya votó hace cuatro años por primera vez, confesó a RETRUCO: “creo que es muy importante que lxs jóvenes votemos y que se reglamente el voto joven en nuestra ciudad. Hay que reivindicar nuestro rol en la sociedad, donde nos dejen de subestimar y se nos considere sujetxs críticos y conscientes de la realidad”.

La juventud está perdida, dicen los analistas de coyunturas. ¿Pero quiénes son lxs más perjudicadxs por las políticas neoliberales y de ajuste de los gobiernos?, hoy se debe revertir el daño causado por la exclusión que lxs jóvenes padecen, para ello es indispensable fortalecer el bienestar en los ámbitos donde actualmente se han visto forzados a participar como el plano laboral que los ha convertido en perceptores de ingresos complementarios para el hogar, y a su vez ampliar el margen de participación en aquellos espacios que han relegado a causa del contexto de “desprotección” social como la educación, la cultura, el arte y la política.

Lo que sí es posible y precisamente urgente de revertir es el presente que impacta en las futuras generaciones. Hoy, sin necesidad de la mediación de un colapso social, el rasgo distintivo de la pobreza en nuestro país es su infantilización, germen de su reproducción –prácticamente la mitad de los pobres e indigentes son chicos, el 43,3% y el 49,2% respectivamente- . En este sentido, la importancia de que los jóvenes voten debe ir de la mano con ocuparnos de que tengan educación, salud y una vida digna.

SONY DSC

“Vivo las elecciones bien,  antes no me interesaba mucho, capaz era como ir a votar y sin información. Ahora no,  desde que comencé a estudiar en la Universidad Nacional de Río Cuarto me intereso más y trato de conocer que propuestas tiene cada candidato para poder ver y no tanto dejarme guiar por otros”, le dice Lucía de Coronel Moldes a RETRUCO.

Para Verónica de Adelia María el “ Voto joven es necesario, lxs pibxs lo piden y tienen ganas de elegir, de que su voz cuente pero no sale la ley en la ciudad porque la juventud está estigmatizada y nos subestiman, cuando en realidad hay ganas de involucrarse, elegir y estamos capacitadxs para hacerlo”.

Un dato de color es que no se asoman en el horizonte candidatas siendo el fuerte protagonismo que las mujeres han tomado en estos tiempos de reclamo y ganar la calle, “para mi tienen muchas ganas de votar las chicas jóvenes porque nos dimos cuenta que las políticas del gobierno influyen mucho en la libertad que tenemos sobre nuestros cuerpos, por eso queremos informarnos para votar a consciencia en las próximas elecciones que se vienen. Sé que se vota en 2019 para presidente, vice, diputados, senadores y gobernador en Córdoba. En algunas localidades se vota pero desconozco las propuestas. Voy a hablar con mis papás y ver qué sucede para conocer la gestión porque no vivo en mi pueblo”, remata Verónica.

Las tres jóvenes destacan que su vida universitaria les marcó un punto de inflexión en el que empezaron a interesarse e incumbirse en la vida política del país, informándose y consultando con sus amigxs y familiares. Además expresaron que esperan con ansias las elecciones nacionales para “ser partícipes en torcer el rumbo de mierda que tiene ahora el país”.

Votar no es un trámite. Es un momento de reflexión y participación en el que se debe ser consciente de que en el cuarto oscuro se define el destino de un país, de una provincia, de un municipio. “Me da esperanzas el momento de votar  de que lxs jóvenes se interesen por la política de que voten por este hecho de que no se siga reproduciendo el adultocentrismo… esto de que lxs jóvenes no saben nada, no se interesan por nada, cuando en realidad si, se informan y conocen”, afirma Lucía.

Victoria coincide y agrega: “Lxs jóvenes sabemos de los problemas de la calle, en los barrios en las escuelas. Somos quienes damos los debates como el de la despenalización del aborto, la ESI (educación sexual integral), es súper importante porque es devolverle el rol que muchas veces lxs adultxs subestiman y creen que no podemos llegar a reflexionar y pensar en un futuro mejor para la ciudad, la provincia y el país. Somos sujetxs críticos”.

Verónica, quien estudia Comunicación Social y cursa el último año de la carrera, reflexiona: “Se que se vota a nivel provincial a gobernador y presidente a nivel nacional, pero los candidatos no están bien establecidos todavía, y menos las propuestas que tienen que van todas encaminadas sobre más de lo mismo, del cambio, la transformación, pero sabemos que esta idea del cambio nos lleva a preguntarnos para quienes y para qué”.

Cuando hablamos de Voto Joven no sólo hablamos de adolescentes que desde los 16 años pueden votar, también hablamos de actores activos de nuestra sociedad que hoy sufren las mismas condiciones de desigualdad social, económica y cultural que el conjunto.

La Ley 26.774 debe ser aplicada y permitir la modificación de la Carta Orgánica de Río Cuarto para así demostrar un profundo compromiso con la democracia, ayudando a fortalecerla y a promover la cultura y la participación electoral a través de la generación de espacios. Por eso no sólo hablamos de que lxs jóvenes deben votar sino también ser parte de un programa que los incluya en las políticas públicas y no ser ésta solamente una estrategia electoralista porque esta ampliación de los derechos políticos debe ir de la mano de la ampliación de los derechos en si.