Las alianzas de Schiaretti y el impacto local

Publicada en Publicada en locales, nacionales, noticia destacada 1

13, marzo 2019

ELECCIONES EN CÓRDOBA

Las alianzas de Schiaretti y el impacto local

¿Pateó el tablero? En medio de la incertidumbre radical, el gobernador sumó fuerzas para lograr la reelección. En Río Cuarto, el ahora aliado socialismo integra el bloque de Cambiemos, pero ¿se saldrán?

Por Gabriel Marclé

“Hacemos por Córdoba” es el nuevo nombre del movimiento político encabezado hoy por el gobernador y candidato a la reelección, Juan Schiaretti. La presentación de este nuevo espacio se hizo efectivo en la mañana de este miércoles, aunque ya se había oficializado en el día de ayer con los primeros vistazos de la nueva coalición, la cual reúne a los referentes del peronismo oficial cordobés con otros espacios que en el pasado se ponían en la vereda de enfrente.

“La realidad debe nutrirse de otras expresiones políticas. Para quienes somos pluralistas, federales y creemos en el progresismo, es fundamental saber que hay otros que, pensando distinto, tienen mucho que aportar”, dijo Schiaretti durante el acto de presentación.

De esta manera, al justicialismo se suman el Partido Fe -fundado por el ya difunto Gerónimo “Momo” Venegas-, el Partido Demócrata y Cristiano, el Movimiento de Integración y Desarrollo (Mid), la Unión Vecinal Federal, Compromiso Federal, Partido de la Concertación FORJA, Acción Para el Cambio (Apec), el Partido Liberal Republicano, el Partido Intransigente, y los más llamativos, el partido GEN -cuya referente nacional es Margarita Stolbizer- y el histórico Partido Socialista.

En estas últimas dos corrientes radica la fuerza de un proceso inclusivo que llama a la unión de sectores más bien opuestos, aunque unidos en la circunstancia. Otro pueden llamarlo “oportunismo” basándose en los fundamentos que definieron, por ejemplo, a un partido como el Socialista, más cerca de la izquierda. En cuanto a la alianza del Gen, la referente cordobesa Griselda Baldatta -integrante del movimiento- expresó su desacuerdo con la estrategia que los encuentra unidos a Schiaretti y el ex Unión por Córdoba.

“No participaré en absoluto porque aunque se le cambie el nombre o quieran incorporar nuevos actores, no voy a olvidar todo lo que he pensado de UpC sobre el apoyo a políticas de ajuste con las que no coincido. Considero que tienen referentes interesantes y cosas positivas pero en términos de política general. En el GEN yo encontré un espacio ideológico dentro de lo que es el progresismo pero nada tiene que ver con el gobierno de Schiaretti”, dijo la integrantes del GEN en la provincia, durante una entrevista realizada por el programa radial Así Son las Cosas.

Respecto al acuerdo con el socialismo, en diálogo con el programa televisivo Buenos Días Río Cuarto, el dirigente Roberto Birri señaló que esta alianza “tiene una relación directa con lo que ocurre a nivel nacional” y que apuntan a trabajar juntos, ya que “para ser un país que integre a los argentinos, se necesitan acuerdos”.

La oposición

La situación del radicalismo, principal contendiente electoral, es difusa y hasta torpe en su conformación. La intervención de actores nacionales no trajeron más que confusión en un espacio que hoy se define en dos candidaturas diferentes: la de la Unión Cívica Radical y la de Cambiemos mas Pro que radical.

A esto se suma una arremetida del oficialismo, que en su afán de continuar al frente de la provincia, encuentra en viejos enemigos, nuevos aliados. En algunos sectores de la oposición se habla de una “elección perdida”, otros mencionan que de la confusión se saldrá revitalizado. Lo cierto es que Cambiemos se ha quebrado en la provincia que en 2015 la dio la presidencia a Mauricio Macri.

“El amigo de Schiaretti es Macri, no yo”, había declarado días atrás el candidato a gobernador del radicalismo, Ramón Mestre. Tanto él como otros referentes opositores señalaron que Mauricio Macri no necesita poner a un candidato “porque ya tiene el suyo”. Schiaretti siempre garantizó la “gobernabilidad”, como dicen una y otra vez, a pesar de las diferencias, y aunque el discurso del peronismo quiere reflejar su desencanto con las formulas del Gobierno Nacional, acompañó cada paso con acuerdos y votos en el legislativo. Todo lo que ocurre en “internas” y diferencias de concepto parecen ser herramientas que atentan contra una oposición unidad y allanan el camino hacia la continuidad del hoy gobernador.

El plano local

Tras el anuncio, las miradas rápidamente se posaron en la integración socialista del bloque de Cambiemos en el Concejo Deliberante de nuestra ciudad. El partido logró una banca suplente, que luego fue adquirida tras la salida del ahora Defensor del Pueblo, Ismael Rins. La concejal Marilina Gadpen -del socialismo- siempre se mostró crítica de las medidas nacionales y presentó proyectos en los cuales contradecía con sus principios a los mandatos de un bloque integrado por el radicalismo y el Pro. Sin embargo, el nuevo acuerdo puede acercarla al otro lado, el del peronismo, ya que las bases de la alianza electoral pueden extenderse al plano local.

“Venimos hablando en estos tres años con la concejala a partir de lo que genera Cambiemos y el socialismo. Seguiremos trabajando juntos en lo que es proyectos de desarrollo para la ciudad. En Río Cuarto ella tiene un mandato en términos de oposición, allí es donde nos puso la gente. En la mayoría de las cuestiones del Concejo Deliberante hemos tenido coincidencias con el socialismo. Que haya un nuevo frente político no creo que haga que se cambie de opinión”, sostuvo el titular del bloque legislativo de Cambiemos, Carlos Ordoñez, respecto a la situación de su compañera de bancada. El referente del radicalismo local criticó a la alianza de Schiaretti, pero aún más la decisión del socialismo cordobés, la cual calificó como “difícil de entender”.

La situación en el legislativo local dependerá de lo que ocurra en las próximas semanas, si no son días, en los cuales la presión podría llevar a una desvinculación del socialismo del bloque en cuestión, aunque esta forma de cambio también se hizo popular en la unicameral provincial, cuando la legisladora riocuartense Adriana Oviedo abandonó la banca del Frente Cívico para sumarse a Unión por Córdoba. Situaciones similares, aunque el resultado final no está dicho en Río Cuarto.