Merendero “Rayito de Sol”: “Entendemos que todos somos parte de una gran familia”

Publicada en Publicada en locales, noticia del dia, noticia destacada 2

15, Enero 2018

LOCALES

Merendero “Rayito de Sol”: “Entendemos que todos somos parte de una gran familia”

En un pequeño pasaje en la periferia de Río Cuartose reúnen a diario para tomar la leche 70 chicos. Los coordinadores del merendero sueñan con incorporar talleres para dar contención a los pibes y poder “abrirles sus mentes”.

Por Luis Schlossberg

Cerca de la calle Tucumán, en barrio Alberdi, en un pequeño pasaje se reúnen todos los días más de 70 chicos de todas las edades. Llegan desde las cuadras próximas a tomar la merienda, pero a la vez comparten un espacio que les brinda contención a diario en el “Rayito de Sol”.

Esta es la historia de una de las más de 50 copitas de leche que tiene Río Cuarto y que PUNTAL visitará en esta columna para contar todo el trabajo que se desarrolla por los pibes. “La copita de mi barrio” será un espacio de reconocimiento a los vecinos que ofrecen su ayuda, pero también un reclamo al Estado y la sociedad en su conjunto para que haya un cambio y estos puntos sean sólo recreativos.

Analía Ramón es la coordinadora del merendero que forma parte de la red del Movimiento de Acción Popular y la CTA. “Hace 8 meses que funciona la copita, con altos y bajos porque la abrí ya trabajando y por momentos estuve sola para atenderla, lo que se hizo muy difícil”, indica y luego señala que “la necesidad de los chicos no me dejó cerrarla, cada vez más niños se acercaron a la copita”.

– ¿Cuántos chicos vienen a la copita?
– Tengo una lista de 85 chicos del barrio, de todas las edades, desde el año hasta adolescentes de 15 años. Estamos viendo la posibilidad de incorporar talleres, actividades deportivas, porque necesitamos alguien que les enseñe y los ponga activos. Tenemos un espacio verde frente a la copita que podemos usar.

Analía señala que, del mismo modo, buscan incorporar otros talleres para las chicas, “que no solamente vengan a tomar la leche, sino que puedan ser parte de alguna actividad que los despierte”, dice y agrega: “Por eso, damos apoyo escolar, pero no tenemos maestras, lo hacemos entre nosotros, los ayudamos con los deberes para que les vaya bien en la escuela e intentamos que los chicos tengan una educación como se debe”.

– ¿Qué la llevó a abrir la copita?
– El que viene de abajo hace cosas como éstas, el que no viene de abajo no sabe lo que es el hambre, la necesidad. Yo fui, soy y seré pobre toda mi vida, pero siempre busco superarme, y esto lo hago para alimentar mi alma. Fui niña y pasé por lo que ellos pasan.

– ¿Muchos vecinos se sumaron al proyecto?
– Sí, muchos, por suerte. Cuando llamo al veterinario para que vea a mi perro, viene con una bolsa llena de mercadería, o si pasa un vecino nos acerca algo. Son todas personas humildes que nos hacen su aporte. De todas formas, nos faltan alimentos, tazas, hice la mesada y puse una cocina para preparar el comedor, pero me cuesta mucho trabajo. En una época funcionó aquí el comedor y les dábamos de comer a 50 niños de la zona. Ahora teché la galería a pulmón, con mucho esfuerzo, y ya pensamos en cómo preparar el salón para cerrarlo en invierno, si no los chicos tendrán mucho frío.

Dura actualidad


“Se suman cada vez más chicos y no damos abasto, realmente necesitamos una ayuda”, señala la responsable del “Rayito de Sol”. Comenta que además de los alimentos, necesitan vestimenta, calzado y medicamentos. “Algunas cosas las conseguimos, pero sería muy bueno que alguien nos dé una mano”, explica.

Analía explica que la copita pertenece al Movimiento de Acción Popular y la CTA, y señala que las 14 copas de leche que articulan en este espacio se encuentran en las mismas condiciones, con las mismas necesidades y sufriendo la misma discriminación. “Es muy triste que no se nos reconozca, porque estamos hablando de niños  que sufren esta sociedad que nos toca en la actualidad”, dice y pone como ejemplo haber sido invitados a participar de una colonia pública de vacaciones y luego no haber tenido contacto nuevamente con los organizadores.

– ¿Es complicada la situación en el barrio con respecto a la alimentación?
– Hay papás que no tienen para comer y nosotros tratamos de ayudarlos. Vamos a las casas de los chicos y conversamos con sus padres, para ver si necesitan apoyo escolar, o qué problemas tienen, si alguno de los chicos se ausenta por mucho tiempo nos preocupamos y vamos a ver qué les pasa. Entendemos que una familia es todo el barrio.

– ¿Cuál es el sueño para la copita?
– El de abrir nuevos talleres, hacer cosas para que ellos abran su mente, tener un buen apoyo escolar, incluso poder contar con un especialista para aquellos pibes que necesiten acompañamiento en psicomotricidad.

Rayito de Sol

Actividades

Copa de leche, de lunes a viernes, desde las 18 hs.
Recibe a más de 80 niñas y niños del sector, de entre 1 y 15 años.
Necesitan remedios, insumos para la merienda e indumentaria infantil.

Fuente: Diario Puntal de Río Cuarto