Para cambiar el mundo debemos cambiar las formas de nacer

Publicada en Publicada en en red, locales, noticia del dia, noticia destacada 1, noticia principal

22, Diciembre de 2018

Que tienes mundos nuevos por parir y por vivir

Para cambiar el mundo debemos cambiar las formas de nacer

Jésica Basabilbaso es profesora y Psicóloga egresada en la Universidad Nacional de Rosario. Realiza la carrera de especialización en Psicoterapia Individual y Grupal con la Fundación Aiglé-Universidad Maimónides. Coordina el grupo de crianza de la red MAMAM en Río Cuarto, trabaja en Natural Sabiduría Femenina, servicio de atención a la salud materno infantil del Policlínico San Lucas.

RETRUCO tuvo la posibilidad de entrevistarla. En estos tiempos de nacimientos y navidades, le consultamos sobre la importancia de volver a las prácticas ancestrales de venir al mundo.

Por Julia Giuliani

-¿Por qué elegiste especializarte en embarazos, nacimientos, puerperios y crianzas?

-Mi elección de trabajar en el área de salud mental materno-infantil pasa por rescatar en primer lugar, la dimensión subjetiva desde el inicio de la vida y desde esa mujer, familia, que comienzan sus pasos por la maternidad y paternidad. Momentos ejes en la vida de las personas en los cuales se van tejiendo su propia experiencia desde lo vivido como hijos, desde los legados y desde lo que la sociedad y el mercado también nos dice.

Poder hacer caso a la singularidad deseante, al deseo de esa familia, a la salud integral de esa familia y al poder construir la propia trama más allá de los condicionantes, reforzando o reencontrándose con la propia confianza, autonomía y salud para poder ayudar a nuestros hijos a crecer en entornos más saludables, confiando en ellos, para que confíen en sí mismo, sanando lo que se ha patologizado y prestando atención a lo que si debemos prestar atención. Tejer vínculos más sanos, más tiempo de calidad más allá de los avatares de la vida diaria. Un poco de eso me guía.

-¿Por qué considerás que hay otra forma de nacer y de parir?

-La maternidad siempre fue para mí un tema muy presente. En la Facultad entre muchas otras temáticas nos forman en psicología y psicopatología (promoción, prevención y tratamiento), del ser humano en distintos momentos de su vida.

Esto existe en un contexto personal, social, económico, espiritual en donde nuestro vivencia en este mundo se encuentra influenciado por esos factores, por eso creo que la mayoría de las enfermedades son sociales y esto lo vemos en la maternidad, tenemos relatos que nos dicen sobre cómo es, que deberíamos hacer, sentir y esperar y no damos lugar a vivirlo como nosotras queremos.

Michel Odent es un obstetra francés que dice que para cambiar el mundo debemos cambiar las formas de nacer, y coincido plenamente con esto. La maternidad y la paternidad son procesos determinados socialmente…cambiar las prácticas lleva  a cambiar los nacimientos, las crianzasLactancia materna: “Debemos volver a criar hijos amados” y los relatos.

Quizás escuchemos más empoderamientos y eso comience a ser moneda corriente. Ahora bien los nacimientos no siempre estuvieron institucionalizados, pero desde que lo están si bien permitió disminuir algunos riesgos también se perdió de vista todo lo que ocurre en una persona, su historia, sus deseos….nos fuimos al extremo de transformar nuestras vidas en un acto médico.

-¿Qué importancia tiene el amor y el respeto en estos tiempos?

-Estamos en un momento único que nos llama a recuperar la soberanía sobre nuestros cuerpos. Cuando hablamos de salud mental hacemos referencia a la parte subjetiva de la experiencia de la persona respecto a su vivir, percepciones, emociones, modos de pensar e interpretar y eso lo expresamos con el cuerpo y con la palabra.

Si la mujer viene acompañada, se la trata en forma saludable, respetuosa, amable, al explicarle comienza a saber sobre sí, sobre su cuerpo, luego viene preparada para el nacimiento una mujer toda acompañada también por un equipo, respetando su fisiología, sus necesidades… y si tenemos una cesárea sólo será si es necesaria.

-¿Cómo vez la crianza hoy con padres y madres desbordados y muchas veces ausentes por el trabajo y la tecnología?

-Tenemos que pensar sobre la forma en que nuestrxs hijxs vienen al mundo, allí comienza la crianza. No hay manual para nada…pero sigamos, si fortalecemos el vínculo explicamos que es lo normal para que no haya preocupaciones. Si se favorece la lactancia materna, cuidamos la salud de madres y padres, si decimos que el bebé no duerme nada es normal, que necesitamos manos para reposar, el cuidado y el amor quedan en el cerebro emocional de esx niñx. Esto no es crianza perfecta, es como te salga, y ahí lx profesionales nos ubicamos como medios para el fin de la otra persona.

Los embarazos y nacimientos son un acontecer sexual y neurohormonal donde el cuerpo va trabajando para que el bebé nazca y ese cerebro va produciendo hormonas para ese momento para conectarse con su cría. Debe haber más crianzas conscientes en las que podamos reconocer la crianza recibida para poder tejer la propia.

Facebook: Psicología Perinatal Río Cuarto

Jésica Basabilbaso

MP 9167

Formación en el Instituto Europeo de salud mental perinatal. Coordinadora del área de salud mental perinatal de Natural Sabiduría Femenina perteneciente al policlínico San Lucas.