Rechazo al levantamiento de vuelos

Publicada en Publicada en agenda cultural y deporte, editorial, locales, noticia destacada 2, opinion

24 Marzo, 2019

EDITORIAL

Rechazo al levantamiento de vuelos

Una de las pocas promesas de campaña con impacto en la región que Macri cumplió fue el restablecimiento de los vuelos entre Río Cuarto y Buenos Aires. En la agonía de su mandato esa medida está a punto de convertirse en un acontecimiento testimonial que augura su desaparición más temprano que tarde.

Distintos sectores se han pronunciado rechazando el arbitrario cambio de horarios en el vuelo diario de Aerolíneas Argentinas que une a Río Cuarto con Aeroparque a partir del mes de abril, y reclaman que la decisión, que afectará la conectividad entre el sur de Córdoba y la ciudad de Buenos Aires y, fundamentalmente, significará la pérdida de la fuente de empleo de la mitad de los trabajadores aeroportuarios, se revea de manera urgente.

Según informaron la autoridades de la empresa, desde el 1 de abril ya no saldrá más el vuelo a las 6.00 desde el Aeropuerto de Las Higueras lo que permita llegar temprano y a última hora del día regresar a la ciudad. Se ha dispuesto de manera unilateral e inconsulta que el vuelo llegará a Río Cuarto a las 22 y regresará a Aeroparque a las 22.40, con horario de arribo a la Capital Federal a las 23.50. Quien llegue en ese único servicio nocturno, podrá regresar a la ciudad recién el día siguiente en el vuelo que parte a las 20.35.

Con la cancelación del vuelo matutino lo que van a lograr es que en lugar de aumentar el número de pasajeros -los vuelos tienen una ocupación promedio del 70%- se reduzca ese contingente para terminar levantando la escala y entregarla a las corporaciones de Low Cost que hacen negocios a costa de la precarización laboral. Por este camino, en poco tiempo más Río Cuarto sufrirá el mismo aislamiento de Villa María que desde hace años tiene sus vuelos cancelados.

Con el argumento del déficit de Aerolíneas Argentinas, imponen las Low Cost, sin decir que están bancadas por el conjunto del pueblo argentino. En el caso de Fly Bondi, el Gobierno de Córdoba y solapadamente el Gobierno Nacional cubre subsidios directos a la empresa. Al personal no lo ponen dentro de los convenios colectivos de los gremios aeronáuticos, han inventado sindicatos paralelos y propatronales, y le garantizan un 65% de ocupación, que en la política aerocomercial es fundamental, porque es cuando se comienza a ganar dinero.

La política de desregulación pone en riesgo las operaciones, por la seguridad. Por otro lado se viola la Soberanía Nacional y fundamentalmente estamos en presencia de un caso de dumping social -competencia desleal basada en la explotación y bajos salarios de los trabajadores- para perjudicar en forma directa a nuestra línea de bandera.

Sería importante que el conjunto de las instituciones de la ciudad de Río Cuarto y la Región, principalmente la Universidad y los municipios, actuaran de manera mancomunada para frenar semejante desatino que perjudica los intereses del sur provincial.