Todas las muertes de Santiago

Publicada en Publicada en editorial, nacionales, noticia del dia, noticia destacada 1, noticia principal, noticias importantes

1 de Agosto 2018

NACIONALES

 

Todas las muertes de Santiago

Por Marcelo Ortiz

Les propongo un ejercicio. Descéntrese. ¿Cuántas veces nacemos ó morimos?. En la alegría compartida, en las lealtades, en las actitudes solidarias nacemos una y otra vez y solemos morir de la misma manera en las descalificaciones, los agravios, las deslealtades, la mentira y el horror. Santiago Maldonado, el chico de la tapa de la inauguración de la restauración conservadora le tocó vivir desde el frío inicio de agosto hasta hoy un sinnúmero de muertes que no las relevará y revelarán los peritos, ni los fiscales ni el vapuleado Ministerio de Defensa. 

Que está en Gualeguaychú dónde nos enteramos que abundan los barbados, que un 20% está en Chile, que fue trasladado por un camión, hasta que se asemejaba a Walt Disney por la aparición de un cuerpo en la gelidez del torrentoso Río Chubut. El escarnio al Santiago militante, el vaciamiento a la lucha mapuche que lleva 13 décadas, el planteamiento del odio como estrategia visceral, la mentira como estandarte de un Gobierno nacional que ha hecho una puesta represiva para amedrentarnos aún mas como trabajadores, como militantes, como ciudadanos.

El “acá no se jode” de Maldonado deja al desnudo también la incapacidad de frenar las otras voces de los aparatos represivos del Estado, que se regodearon el 1 de agosto con el “acá tenemos uno”, tan propio de Franchotti en el 2002 con Kosteki y Santillan, igual de inhumano en Cushamen el mismísimo 1 de agosto cuando arrancó la mentira, el miedo y el escarnio de Nocetti, Bullrich, Carrió, Garavano, Otranto y Peña, un sexteto mayor de la mentira. Por Santiago, el mejor homenaje será interpelarnos como sociedad en que el discurso hegemónico es del poder y no de los iletrados políticos que prefieren la comodidad del control remoto de los medios que ofrecen una sola voz, la misma voz que mató una y otra vez a Santiago.