Uno para cada lado de la grieta

Publicada en Publicada en nacionales, noticia destacada 2, noticia principal, noticias importantes, Sin categoría

11 Junio, 2019

Uno para cada lado de la grieta

El slogan repetido en loop por un victorioso Schiaretti, quedó en el olvido. Pichetto será el candidato a vice en la fórmula que busca la reelección del presidente Macri. Mientras, Massa arregla los tantos con la fórmula Fernández-Fernández.

Por Gabriel Marclé

En menos de un mes se revelaron las verdaderas caras de la política nacional. En menos de un mes, la lectura del escenario dejó en el pasado la aplastante victoria del PJ en Córdoba con Schiaretti a la cabeza. A pocas horas del cierre de la presentación de alianzas para las elecciones presidenciales, esa mesa de cuatro (que hasta podrían haber sido cinco) repartió sus cartas y allá se fueron con ellas, como en un juego de poker donde el “all in” deja para el final la revelación de ganador y perdedor.

Juan Schiaretti se presentaba como el referee dentro de esa “tercera fuerza” que intentaban conformar días atrás junto a Juan Urtubey, Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto. De ellos, los últimos dos parecen haber tomado rumbos distantes. Decimos “parece” porque, en realidad, nunca se sabe.

Uno de los títulares que se repetían tras la victoria de Schiaretti en Córdoba

 

Lo cierto es que hace más de una semana, Massa hablaba de “unidad” dentro del peronismo y tocaba la puerta del kirchnerismo (ahora con Alberto Fernández como pre candidato presidencial) para ver si lo recibían de vuelta. Está al caer el acuerdo, pese a su marcada intención por participar de una interna.

Y del otro lado, Pichetto. El macrismo espera que con el presidente del interbloque Alternativa Federal en el Senado, se puedan recoger los votos del peronista que no quiere la “vuelta del kirchnerismo”. Mientras, uno de los discursos más trillados dentro del votante promedio de Macri es “no queremos al peronismo”. El mismo presidente repitió una y otra vez que “hay que terminar con más de 70 años de peronismo”. Una mala palabra que, sin embargo, no atañe a la figura del Pichetto actual, ese considerado “un aliado” por el mismo Gobierno, ya que acompañó proyectos de importancia como el pago a los “fondos buitres” y la reforma previsional, entre otros recortes.

Pichetto defendió con uñas y dientes a la Alternativa Federal que se iba conformando en la mesa de gobernador de Córdoba. Hasta criticó con dureza a Roberto Lavagna, quien decidió hacer su propio camino hacia las PASO. Pero no aguantó, y se fue con el presidente.

Lo de Pichetto fue un cambio bastante radical, y ya que hablamos de “radicales”, muchos de ellos se deben estar tomando la cabeza, ya que a días de haber ratificado su acompañamiento al proyecto -a pesar de haberlo criticado y fuerte- para continuar en Cambiemos, ni aún así pudieron lograr un candidato a vicepresidente. ¿Les salió mal?

Pero quizá lo más llamativo es lo marcado al comienzo de esta nota: dónde quedó la figura del gobernador de la segunda provincia más importante del país, el que barrió a sus oponentes hace menos de un mes. Schiaretti anunció en sus redes que Hacemos por Córdoba inscribirá la alianza para participar de las elecciones con candidatos a diputados propios, indicando que seguirán dentro de Alternativa Federal. El tema es, ¿qué Alternativa Federal?¿La de Urtubey solito? Se dieron cuenta que no pegó el slogan de “terminar con la grieta” y terminaron yéndose uno por cada lado porque, claro, las encuestas no se dan vuelta de un día para el otro, y las PASO están a la vuelta de la esquina.

De propuestas, nada. Sólo se sabe que “hay que salir” de la situación actual, del hambre y la falta de trabajo, de la pobreza en aumento y los buitres de afuera. O quizá no, quizá se quiera “hacer lo mismo pero más rápido” como dijo el ahora candidato a la reelección, Mauricio Macri.