Vanesa Frigerio: maltratos y violencia

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, locales, noticia destacada 2, noticia principal, noticias importantes, Sin categoría

14 Febrero, 2019

VIOLENCIA FAMILIAR

Vanesa Frigerio: maltratos y violencia

El pasado 14 de enero, Vanesa Frigerio denunció ante la policía y el poder judicial a su expareja Pablo Vasqueto quien es el presidente del Centro Empresarial, Comercial, Industrial y de Servicios (CECIS) de Río Cuarto. La denuncia fue realizada después de los graves hechos de violencia que sucedieron la noche del 13 de enero. Vanesa declaró que Vasqueto la agredió física y psicologicamente, reiteradas veces. Actualmente, el presidente del CECIS tiene un restricción perimetral.

Por Florencia Guttlein

La denuncia conmocionó a todo Río Cuarto. El titular de la importante Cámara empresarial de la ciudad era acusado por violencia de género. Quizás, inesperado para muchos y esperado para otros. Lo cierto es que Vanesa sufrió reiterados hechos de maltratos y abusos. Un verdadero calvario. Cansada de las agresiones verbales y psicológicas decidió ponerle fin en noviembre de 2018 a la relación que mantenía con Vasquetto, pero los actos de violencia no cesaron. A raíz de eso y a pedido de su hijo decidió realizar la correspondiente denuncia, con miedo. Miedo a que no le crean, miedo por su vida y por la de sus hijos. MIEDO.

Vanesa estuvo ayer en Telediario y contó qué la llevo a tomar la decisión de denunciarlo a Vasquetto y lo que significa para una mujer estar sumergida en una relación tóxica, patriarcal y de tamaña violencia. El relato de Vanesa es conmovedor, movilizante y doloroso. Muestra, en primera persona, el sufrimiento hecho carne, la realidad de muchas mujeres que, como ella, tuvieron que pasar o están pasando por eso. Las palabras de Vanessa son un pedido de justicia desesperantede ella, para ella, y para todas las mujeres que sufrieron la violencia de género en carne propia.

“Yo llegaba  a  mi casa y sufría abuso. La ayuda que recibí en el momento, de los vecinos que salieron y de parte de mis familiares, hizo que ahí nomas yo diga basta, basta.  Basta. Hasta acá llegue, este es mi limite, y tengo que salir a contar lo que me esta pasando, salir a denunciar porque en ese momento caí en cuenta de que yo no merecía lo que estaba sucediendo, que era una aberración, que era algo terrible en contra de mi persona. Con todo el miedo que incluía salí y tome la decision. Mi hijo, particularmente me dijo: “basta mama no te reconozco”. “Hace lo que tenes que hacer”. Ahí fue cuando afronte la situación con todos los miedos que incluyen. Yo reconozco que me ponía siempre en el último lugar, siempre estaban primero mis hijos, el cuidar el status quo, la situación, la familia, y yo soportaba y soportaba las distintas situaciones que, no vienen al caso, pero que en siete años de pareja sucedieron. Como fue el hecho del 2016 donde dejamos de convivir porque también tuvimos una denuncia.

Y dije basta, esto hay que cortarlo. Hay que cerrarlo, es algo que no debe ser. Empezamos a valorar e identificar situaciones de violencia. Todo, pero todo fue un combo y me dijo: basta Vane, hasta acá llega Afrontalo, no le debes nada a nadie. Vos no tenes la culpa de nada porque uno no está bien en ese momento. Psicológicamente estás quebrado. Emocionalmente no estas bien y naturalizas situaciones que están mal y crees que están bien. Naturalizas malos tratos, naturalizas hechos de violencia hacia uno, y es un proceso, un trabajo que no terminó con el hecho del 13 de enero.

Al día de hoy sigo reconstruyendome. Yo estaba quebrada y eso es un trabajo largo que me va a costar mucho tiempo pero, creo que … a ver, no me arrepiento ni una coma de lo que dije porque es la verdad, es lo que me paso, y salí a gritarlo a quien me pudiera escuchar que es la justicia. Yo confió en la justicia por eso salí, por eso conté lo que yo estaba viviendo”.