Celebraciones

Publicada en Publicada en noticia del dia, noticia destacada 1, opinion, Pensamiento crítico

16, Octubre 2020

Celebraciones

Por Raúl Jiménez*

La manifestación del 12, nunca mejor referencia al canal auspiciante, presenta dudas acerca de si la fecha elegida tuvo o no relación con el homenaje a los saqueadores de mil cuatrocientos noventa y dos.
Como si formaran parte de la barra brava de Pinzón, algunos de los jóvenes que invadieron las tierras del Olmos, luego de la fiesta, la bebida y el baile concurrieron, mal dormidos a hisoparse preventivamente, a la mañana siguiente, en la vieja terminal.
Otros, como si fueran portadores asintomáticos del Sarampión o la Viruela de los ambiciosos acompañantes de Cortés y Pizarro, festejaban las delicias de la inconciencia con carteles que burlonamente convocaban desafiantes entre, risa y cerveza a un encuentro en el Hospital Rawson de Córdoba
Mientras la jarana de los libertarios se desarrollaba, paradójicamente en torno a la llamada “Fuente del perdón”, en la ciudad de Córdoba, en Jesús María, al ritmo de tractores y las 4 x 4 con carteles que decían “No a la infectadura”, en el hospital Vicente Agüero moría infectado de COVID-19 el enfermero de treinta y ocho años Leonardo Quiróz.
En declaraciones a la Nueva Mañana, el médico Eduardo Maturano, especialista en infectología y epidemiología contaba que a las diez camas de terapia para pacientes covid, se le sumaron veintiseis de la sala común, y en los próximos días, dada la alta demanda de hospitalización, se convertirá la sala de internación obstetricia en internación para COVID.
“De acuerdo a la evolución de cada pacientes vamos viendo quien pasa a terapia y quién no. Pero tenemos algunos que deberían estar en terapia y no lo están porque no nos dan las camas. Pero lo más desesperante, es que no tenemos personal para sostener el tratamiento. O estamos aislados, como es mi caso por ahora, o infectados o muertos como Leo. El desconsuelo es tremendo”.
Los manifestantes del 12 parecían marchar guionados por los creadores de “La vida de Brian”. Muchaches que dicen que están cansados del encierro mientras marchan libremente buscando, sin éxito, que alguien los detenga. Y gritan “que viva la democracia” al tiempo que exigen que el presidente votado en elecciones libres el año pasado se vaya y la Vicepresidenta sea lapidada.
Por la noche, el hombre que acusó de corrupto a su padre después de muerto, que mandó a espiar a sus hermanas y que se peleó con su hermano dijo, entrevistado por Morales Solá, “que pensaba la Argentina como si fuera su familia”.
Ese es el mismo hombre que cuando llegó como presidente a la Casa Rosada, el dólar estaba a nueve y cuando se fue estaba en setenta.
El mismo hombre que dijo, recordando avergonzado el tamaño del tatuaje de reposera en su espalda que “necesitamos volver a trabajar”.
El mismo botarate que convencido dijo que el Corona Virus se previene tomando sol y que además pensando en demonizar a Cristina, la comparó con Maradona.
Y como si fuéramos pocos, apareció Baldassi y como un oráculo sentenció: “Por la libertad de trabajar, por la división de poderes y la movilidad social basada en el mérito”.
Alguien debería tomarse el trabajo de explicarle al ex pito que el sistema sanitario en Córdoba está desbordado y que la libertad de trabajo que menciona como loro de feria se está llevando vidas de pacientes y vidas del personal de salud, infectados con COVID-19.
Pero es inútil, no hay que dar por el pito más de lo que el pito vale.
El diecisiete se celebra el Día de la Lealtad y el domingo el Día de la Madre.
Ambas celebraciones podrían ser sostenidas con una consigna que hace mucho tiempo se la escuché decir a mi mamá con indisimulado dolor. Sin embargo hay compañeres que insisten en adjudicar la autoría de la frase al General Perón: “No se puede ser feliz en soledad”.
Ahora sí, bienvenidos
*El Discreto Encanto de los Galenos
Ilustración: “Soy Mora”