Comunicadoras cordobesas contra las Violencias de Género

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, noticia del dia, noticia destacada 2, Provinciales

27, Abril 2021

Comunicadoras cordobesas contra las Violencias de Género

El Manifiesto de Comunicadoras contra las violencias de género es una iniciativa que busca generar incidencia concreta en el mapa local de medios y prácticas de la comunicación y el periodismo. Demandan, a través del documento, una serie de medidas para garantizar la perspectiva de género en todos los espacios que tengan la tarea de comunicar, que exista pluralidad de voces y abordajes, paridad en la ocupación de cargos, erradicación de prácticas discriminatorias y el cupo trans, entre otras. 

En Argentina, en el año 2009, se sancionó la Ley N° 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollen sus relaciones interpersonales. Entendiendo que violencia no hay una sola y se da de manera integral, quedan estipulados, en esta normativa, los tipos de violencia -física, psicológica, sexual, económica y patrimonial, y simbólica-. Y se establecen las modalidades, es decir, las formas en que esos tipos de violencias pueden manifestarse en diferentes ámbitos como el doméstico, institucional, laboral, contra la libertad reproductiva, obstétrica y mediática. En el año 2019, se da un paso más incluyendo una modificación a la ley sumando un nuevo tipo de violencia: la política.

A 12 años de esta normativa, y luego de la creación de Decálogos, Protocolos y Guías para el tratamiento respetuoso y responsable sobre las violencias de género y las identidades de género, sobreabundan a diario, por parte de comunicadores en medios de comunicación -los más hegemónicos, pero también los bien locales-, discursos y prácticas de invisibilización, estigmatización y espectacularización de las violencias de género, así como la ausencia de mujeres y disidencias ocupando cargos en lugares vinculados con la comunicación. La tan nombrada perspectiva de género, bien, gracias.

Traemos, en esta nota, la reciente experiencia de un grupo de comunicadoras que, preocupadas por el ámbito de trabajo en el que nos desempeñamos, la comunicación y el periodismo, el pasado 8 de marzo, pensaron y crearon colectivamente el Manifiesto de Comunicadoras de la Provincia de Córdoba contra la violencia de género. Lo impulsan Ni Una Menos Córdoba, el Programa de Género y Diversidades de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UNC, el Cispren y la Red PAR – Córdoba (Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista). Y está intencionalmente generado para que repique en toda la provincia y no sólo en la capital.

Conversamos con Josefina Edelstein, comunicadora y periodista integrante de la Red PAR, quien nos cuenta: “Es una iniciativa independiente que surge de la necesidad de realizar acciones concretas con el fin de lograr un periodismo y una comunicación comprometidos con la erradicación de las violencias de género en todos sus tipos y modalidades. También aboga por la inclusión de un enfoque respetuoso de la igualdad entre las diversas identidades sexogenéricas, desde una perspectiva de derechos humanos”.

3-J-violencia-género-ni-una-menos-mujeres-marcha-indias-negras
(Imagen: La tinta)

El  documento fue lanzado el 11 de marzo, fecha que, desde 2015, en nuestro país, conmemora el Día Nacional de la Lucha contra la Violencia de Género en los Medios de Comunicación y que pretende recordarnos y visibilizar las diversas situaciones de violencia aún tan presentes en estos ámbitos del periodismo. “El Manifiesto abarca no sólo a periodistas, sino también a las trabajadoras y profesionales de la comunicación de todo tipo de espacio y organización. Hemos pensado en la situación de quienes comunican desde cualquier tipo de medio -autogestionado, cooperativo, medios masivos, etc.- y desde agencias de comunicación, de publicidad, áreas de comunicación del Estado y de cualquier institución de la provincia de Córdoba”, explica la colega y agrega “no sólo nos referimos a la comunicación que producimos, sino a la situación laboral en las organizaciones y, por ende, a la comunicación hacia el interior de las instituciones”.

El Manifiesto contiene una serie de peticiones y exigencias al Estado, a los Medios y lxs profesionales de la comunicación. El pedido central es la transformación de prácticas, discursos y formas de comprender la dominación patriarcal y sus efectos, que deben concretarse y no quedar solamente en la expresión de una aspiración. El motor, como expresan en el documento, es “un periodismo que incorpore de manera plena en su línea editorial los valores de igualdad, equidad y libertad de las personas”, detalla Josefina.

Entre una larga lista de peticiones, en el documento, figuran cuestiones centrales para la época como la incorporación de editoras o áreas de género, así como profesionales formadas y la garantización de capacitaciones hacia el interior de los medios, organizaciones e instituciones vinculadas. Otro punto relevante es la incorporación del lenguaje inclusivo -palabra, imagen y sonido- para visibilizar a todas las identidades. También incorporan cuestiones vinculadas a los derechos como trabajadoras, como, por ejemplo, las licencias por violencia de género.

Otro de los ejes demandados a lxs profesionales de la comunicación es el tratamiento sobre la violencia machista, quitando el foco de la víctima y poniéndolo en el agresor, y erradicando el morbo y espectacularidad de una vez. Hay muchos protocolos y especialistas, la voluntad de cambio es paradigmática y política. Por eso, insisten en la necesidad de fortalecer la construcción de una agenda diversa y plural.

Al Estado, se le pide que efectivice la implementación de las normativas vigentes y que genere mecanismos de control. Se propone la existencia de Delegadas de Igualdad de Género en todos los medios y organizaciones de la comunicación y la creación de mecanismos de estímulo y reconocimiento para quienes cumplan con el compromiso ético de un periodismo comprometido contra las violencias de género.

Al poco tiempo que comenzó a circular el documento, nos cuenta Josefina, el Ministerio de la Mujer de la Provincia de Córdoba anunció la conformación de un Observatorio contra la Violencia de Género. “Esa acción no es casual, está relacionada con uno de los reclamos del Manifiesto en cuanto a que instrumente medidas concretas que contribuyan a la erradicación de la violencia de género. Pero también se relaciona con otra demanda de las comunicadoras y periodistas sobre la imperiosa necesidad de que se garantice el acceso a la información pública y que se provean datos precisos sobre los hechos de violencia que involucran a las mujeres y a otras identidades sexogenéricas, en los cuales intervienen distintos ámbitos del Estado”, expresó.

Preveen, como próximas acciones, definir con qué organismos e instituciones van a trabajar uno por cada sector: Estado, medios y profesionales. Mediante reuniones, firmas de compromisos, monitoreo, capacitaciones y otras tácticas, pretenden avanzar en el corto plazo. La fortaleza de la convicción de lo que están comenzando no tiene pliegues por donde dudar: es urgente y el objetivo son cambios concretos. El escenario provincial de medios tiene tramas muy complejas de ejercicio del poder heterocispatriarcal. “En muchísimos casos, los discursos contra la violencia de género responden a una posición de corrección política, pero las desigualdades, inequidades y violencias se siguen manteniendo”, aclara.

El Manifiesto ya cuenta con más de 800 firmas, pero las que llevan adelante esta red insisten en la necesidad de que se sumen más: “Necesitamos que las periodistas y comunicadoras nos envíen ‘la foto’ de la situación de sus espacios de trabajo, con lo cual, profundizaremos el diagnóstico y precisaremos acciones”.

La invitación a adherirse al manifiesto sigue abierta, hay tiempo hasta fines de abril. Personas con cualquier identidad sexogenérica pueden sumarse, no es requisito que seas comunicadorx ni periodista, no importa el género y pueden firmarlo quienes residan en cualquier punto de la provincia de Córdoba. Y si ya firmaste, dale click al compartir, porque nos necesitamos en esta red de transformaciones.

#ManifiestoComunicadorasCórdoba

#PeriodismoFeminista

#ContraLaViolenciaDeGénero

Fuente: www.latinta.com.ar