El hambre de los niños

Publicada en Publicada en nacionales, noticia del dia, noticia destacada 1

15, Mayo 2021

El hambre de los niños

Por Rocío Saenz

“Dignamente” es una Fundación con sede en cuatro localidades de Santiago del Estero fundada por Heriberto Roccia que tiene como objetivo erradicar la desnutrición infantil.

Según el último informe realizado por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA más de 64% de los niños en Argentina son pobres, ¿Impacta no? Ellos no pueden disfrutar de un plato de comida que les brinde los nutrientes necesarios para desarrollarse plenamente. La mala alimentación durante los primeros años de vida repercute y causa un daño irreversible en cada uno de los niños y niñas.

Pero esta situación no está presente solamente en Argentina sino que se da en todos los países del mundo. Encontrarse con otras realidades a través de un voluntariado realizado en África, motivó a Heriberto Roccia a realizar un cambio y crear la “Fundación Dignamente” como una “obra humana en búsqueda de despertar la dignidad de cada ser humano, comenzando por proteger y garantizar los derechos de la primera infancia”, manifestó.

En enero del 2014, Heriberto junto con un grupo de amigos, viajaron a Weisburd, un pequeño pueblo ubicado al noreste de la provincia de Santiago del Estero, para realizar encuentros con los niños y aplicar lo que aprendió en el voluntariado. “Antes de viajar, recuerdo que preparamos un cronograma de encuentros llenos de juegos, premios, música, colores…Sabíamos que íbamos a una localidad donde los niños no tenían las mismas posibilidades que
todos, por ende, pusimos lo mejor de nosotros en cada detalle”, recordó.

Al momento de llevar adelante los juegos en el predio que habían conseguido para realizar los encuentros, hubo una situación que les llamó mucho la atención: los niños no comprendían las consigas. “Gran parte de los niños no las comprendían, otros se apartaban, miradas hacia abajo, silencios absolutos tras el “listos ya”. Nos sentimos decepcionados con nosotros mismos, pero sabíamos que algo pasaba allí, que no podíamos identificar… Quizá éramos desconocidos para ellos, quizá sea una cuestión cultural, quizá no pudimos ser claros con las consignas…”, comentó.

Pero esta situación se repitió en los demás encuentros. Ante la preocupación decidieron consultar a las personas del lugar para saber porque ocurría eso. “Había un denominador común en las respuestas. Los niños aquí nacen así. Aquí les cuesta aprender, llegan hasta segundo o tercer grado y ya no pueden seguir la escuela. Por suerte hace unos años hay una escuela “especial” y allí pueden terminar al menos el primario”, mencionó.

Estas respuestas no conformaron a Heriberto y a sus amigos. Salieron a buscar profesionales que puedan ayudarlos a comprender que ocurría y una nutricionista les abrió los ojos que el “mal” que tenían los niños es que no se estaban alimentando correctamente lo que no les permitía desarrollarse plenamente.

Con esta información y su iniciativa de ayudar crearon la Fundación. Actualmente, llevan adelante diferentes programas como “Programa de acompañamiento familiar”, “Programa embarazadas” y “Programa cultivemos trabajo”.

Pero estos no son la única actividad que llevan adelante, sino que también cuentan con centros de prevención y tratamiento de la desnutrición infantil y la “Casa Dignamente”. Esta última, alberga a los niños, niñas y madres que se encuentran en una situación extrema de vulnerabilidad social.

Pero este accionar tiene su sustento económico gracias al aporte de personas individuales, empresas, instituciones públicas y privadas, convenios con diferentes gobiernos tanto a nivel municipal, provincial y nacional, iglesias y alianzas con otras ONG. “Nada de esto sería posible sin el apoyo de todas las voluntades porque la desnutrición infantil la podremos erradicar si nos unimos todos”, concluyó Heriberto.