El virus, la senilidad sistémica y el mar de incertidumbre

Publicada en Publicada en nacionales, noticia destacada 1, noticia principal, noticias importantes, opinion

14 Abril, 2020

OPINIÓN

El virus, la senilidad sistémica y el mar de incertidumbre

Por Gustavo Busso*

Entre lo viejo que no termina de morir y lo nuevo que no todavía no nace, el virus nos ha situado temporalmente en un estado acentuado de incertidumbre, volatilidad y vulnerabilidad.

El empleo, la economía popular, las PyMES, los cuenta propistas, los desempleados, los jubilados… todos los perjudicados por el capitalismo neoliberal requieren ayuda del Estado, que es la expresión del régimen político del pasado. Ya nada volverá a ser como antes, quizás mejor, quizás peor, no sabemos, pero lo que sí está claro es que la grieta se ha movido, el cambio en las condiciones económicas y sociales que trae el COVID-19 (pero también hace pocos meses los incendios del Amazonas y de los bosques australianos) está produciendo un terremoto en las anquilosadas estructuras institucionales de los Estados de los países capitalistas, en particular, de los periféricos de América Latina. Pero la solución es política y colectiva, supera cada vez mas el estrecho margen local, y los sistemas nacionales de salud y protección social que tendrán que re-organizarse y financiarse de otro modo, lo cual implica un fuerte impacto en el rol regulador y distiribuidor del Estado.

La insuficiencia de instancias de coordinación internacional no quedara congelada en la situación actual, menos aún con el plano financiero por el nivel de endeudamiento existente ni el en el plano geo político con la emergencia hasta ahora victoriosa de China y el declive relativo de EE.UU. La mercantilización de la vida hoy no ha dado un paso adelante, sorpresivamente está en retroceso y los sectores dominantes están a la defensiva y sin respuesta política que genere algún nivel mínimo de entusiasmo. Se cayó el muro de Berlin, las Torres Gemelas y la Banca Lehman Brothers a la vez. La tercera década del Siglo XXI ha empezado pateando el tablero internacional por donde nadie lo preveía con certeza, me da la impresión que se viene una reconfiguración institucional de gran envergadura, en donde quedara cuestionada de raíz la globalización financiera articulada por las grandes trasnacionales.

La etapa de senilidad del neoliberalismo empieza a quedar en evidencia, que es la etapa en donde “el virus” de las contradicciones ataca mas fuerte. En este mar de incertidumbre y perplejidad, no queda otra que seguir remando para que no se hunda el bote en medio de la tempestad, pero una vez que pase lo mas fuerte de la tormenta vamos a necesitar una hoja de ruta y hacer un inventario de los marineros y polizones que sobrevivieron.

*Economista y docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto