Hechos inexplicables: El misterio de los vacunos mutilados

Publicada en Publicada en Ambiente y Naturaleza, noticia del dia, noticia destacada 2, Provinciales, Pueblo y Cultura

27, Octubre 2020

Hechos inexplicables: El misterio de los vacunos mutilados

Ocurrió poco después de iniciarse el siglo 21. El primer hallazgo de un vacuno mutilado, con la extracción de sus órganos, con una precisión quirúrgica, fue en un campo cercano a la zona de Berrotarán. Luego, en un sector de Las Bajadas. Como en diferentes lugares del país y el mundo, aparecieron estos animales, con dichas disecciones. Existieron explicaciones científicas, que no conformaron a todos.

Recién comenzaba el nuevo siglo. Era el año 2002, y una noticia de esta región, tenía difusión provincial. En un campo cercano a Berrotarán, era encontrado un novillo con sus órganos seccionados con precisión quirúrgica.

Aquello se generó en un momento en donde dichas mutilaciones comenzaban a tomar estado público por medios regionales, provinciales y nacionales. Era una sucesión de hechos similares en diferentes lugares del país. En una provincia, en otra, y en otra. Luego la aparición de animales, vacunos especialmente, se detuvo.

No representaba una novedad internacionalmente. Desde hacía décadas se venían presentando hechos similares en diferentes países del mundo. Uno de los más llamativos sucedió en los Estados Unidos. Ocurrió en la década de los setenta en ese país el norte. En aquella oportunidad aparecieron miles de vacunos mutilados.

Cuando surgieron estos animales en esa condición en la zona, ya se habían reportado casos similares en 13 provincias. El primero sucedió en junio. Fue en la localidad Abramo, La Pampa. En un campo aparecía con mutilaciones el primer vacuno. Luego se extendería el fenómeno a otros lugares. El 21 de junio apareció un animal con las mismas características en la zona de Bahía Blanca. El hecho se repitió dos días después también en Buenos Aires, en la localidad de Benito Juárez. Y un día después, el fenómeno se trasladó a esta zona.

Como está señalado, sucedió en un campo de la zona de Berrotarán, en el sector de sierras. La noticia, de inmediato no sólo se difundió en los medios de la región, sino también de la provincia. Un novillo Aberdeen Angus, de 170 kilos era el animal encontrado con estas heridas o mutilaciones. Tenía el maxilar inferior y parte del superior derecho con su músculo extraído. Internamente le faltaba parte de la tráquea, la faringe, la laringe, además de la lengua y un ojo. No distaba demasiado de los hallazgos que ocurrían en otros lugares.

Como en todos los otros casos, lo que llamaba la atención, era la precisión de los cortes, por lo que generaba dudas si se había tratado de un animal carroñero el que le había provocado los mismos. Un veterinario, convocado por el caso, docente de la Universidad Nacional de Río Cuarto, señalaba a los medios que le llamaba la atención lo siguiente: el párpado, de donde le había sido extraído el ojo tenía un pequeño círculo, con un punto en el medio, como si hubiera sido marcado a fuego. También agregaba la precisión de los cortes en las mutilaciones del animal. Admitía, en aquella entrevista, que en 20 años de profesión no había visto algo similar.

Otro de los detalles que llamaba la atención: en donde se encontraba el animal, un sitio, además, de difícil acceso, no se apreciaban signos de que hubiera existido el ataque de un depredador. Sobre el lugar, de no fácil acceso, era lo apuntado por un oficial de la policía, que había sido convocado. Señalaba, por ejemplo, que no se percibía que el cuerpo del novillo hubiera sido arrastrado hasta allí y, además, marcaba un dato llamativo: los perros de la casa cercana, evitaban acercarse. “Eso fue lo que más nos llamó la atención”, decía.

Un reportero gráfico, que trabajaba para un medio de Córdoba y que compartía dicha labor en el mismo equipo con quien redacta este informe, indicaría días después, por ser un testigo directo, que siempre había sido un escéptico sobre estos temas.  En aquella jornada había sido llamado para tomar fotografías. “Pensé que era un invento”, indicaría al ser convocado para la nota. Y agregaba: “Cuando observé las mutilaciones que tenía, era como si se las hubieran hecho con un bisturí. Los perros, por más que los incitaban a acercarse, no lo hacían”. Recordaba, además, que había sido impactado por ser algo muy “llamativo”.

El campo se ubicaba a 18 kilómetros de Berrotarán. La oreja derecha del animal tenía un corte transversal que dejó sólo unos cinco centímetros desde la base de la misma; presentaba además un gran círculo en la panza donde faltaba el cuero, señalaba entonces la crónica sobre el extraño suceso, en base a lo que marcaban dos veterinarios que se habían hecho presentes en el lugar del hallazgo. del diario La Voz del Interior.

El novillo sería llevado para ser sometido a una necropsia en la facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Cuarto. La noticia de Berrotarán, inclusive fue reflejada en medios nacionales. Córdoba debutó en el tema con un novillo en la localidad de Berrotarán y una vaca en la de Colonia Beiro. En ambos casos, los animales presentaban las extrañas lesiones que, a esta altura, ya son clásicas: órganos extirpados (generalmente ojo y oreja izquierdos y el aparato genital) y cortes perfectos, cronicaba Página 12.

Semanas después, también se reportaban apariciones de animales como cortes similares. En Las Bajadas se advertía que un vacuno también había aparecido en esas condiciones. En cercanías de Hernando, eran caballos. Después de algunas semanas, el fenómeno, de manera abrupta se detuvo. No surgieron más animales así.

Las especulaciones sobre lo que podría haber sucedido con los animales, fueron diversas: se habló, por ejemplo, de un roedor (al que ya se aludirá), de avispas, extraterrestres, y hasta de un personaje que ya forma parte casi de la mitología actual, el llamado “chupacabras”, el que no sólo está presente en regiones de nuestro país.

El “hocicudo rojizo”

Una de las explicaciones científicas, que trataron de dejar de lado lo que tenía relación con prácticas de sectas, visitantes estelares, o animales extraños y místicos como el “Chupacabras”, surgió no solamente de los casos argentinos. Tomó parte de la investigación en las causas de estas mutilaciones, el Senasa, determinando que en muchos de los animales, el responsable de las mutilaciones era un ratón conocido como “hocicudo rojizo”.

Por otra parte, apuntaba que en otros casos, el roedor no había tenido que ver con las mutilaciones, aduciendo causas naturales o la acción común de depredadores. No obstante, la explicación oficial no dejó conformes a todos. Se planteaban varios interrogantes: ¿cómo era posible que un roedor fuera tan preciso y selectivo en los cortes que se encontraban en muchos animales o por qué de un momento a otro, dejó de hacerlo?

El caso de los Estados Unidos

Como está señalado en los setenta, en los Estados Unidos, aparecieron 10 mil animales con este tipo de mutilaciones. Con aquella oleada de apariciones de vacunos mutilados, el FBI, en 1979, encargó a Kenneht Rommel, que investigara las causas de las mutilaciones en los animales que aparecían en diferentes lugares.

Durante un año, Rommel trabajó en la investigación y concluyó con un informe de 200 páginas, en donde había recurrido a diferentes especialistas para tratar de encontrar una explicación al misterio. “La evidencia indica claramente que los cadáveres fueron dañados por animales predadores y/o carroñeros. Y en la mayoría de los casos al animal había muerto previamente por causas naturales”, indicaba en una conferencia de prensa.

Según Rommel, la precisión quirúrgica de los cortes, dejaba de serlo, cuando se analizaban las muestras con un microscopio, y la elección de las vísceras -según su informe-, era una elección “natural” por tratarse de “tejidos blandos”. No obstante, más allá de las apreciaciones del investigador, muchos no dudaron en calificar a su trabajo y a sus conclusiones como “parciales”. Consideraban que el Gobierno estadounidense, no quería revelar, en el caso de que fuera algo que estuviera más allá del raciocinio humano, precisamente los detalles.

Conclusión

Lo concreto, es que después de aquel novillo en Berrotarán, y otros casos, en la misma época, que no obtuvieron la misma repercusión, las apariciones de animales mutilados de manera quirúrgica, no se reiteraron.

Quedaron las dudas, más allá de las explicaciones oficiales que se brindaron. El caso del novillo de Berrotarán, dejó muchos interrogantes: el animal, todo indica, había muerto de repente e inmediatamente se produjeron las mutilaciones, los perros que se negaban a acercarse, el asombro, reseñado en las crónicas periodísticas, de conocedores de tareas rurales, un reportero gráfico, el de la policía y hasta de dos profesionales veterinarios.

El enigma de los animales mutilados también fue noticia en la zona, allá, en el ahora lejano año 2002.

Fuente: 3rionoticias.com.ar