La Ley Federal de Lengua de Señas Argentina, cada vez más cerca

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, Discapacidad e Inclusión, nacionales, noticia del dia, noticia destacada 2

05, Abril 2021

La Ley Federal de Lengua de Señas Argentina, cada vez más cerca

Desde hace 20 años, la Confederación Argentina de Sordos (CAS) trabaja para que el Congreso de la Nación reconozca oficialmente la Lengua de Señas Argentina (LSA). Presentaron dos iniciativas en la Cámara de Diputados y tres en la de Senadores, pero ninguna prosperó. En el 2021 quieren lograrlo.

#LeyFederalLSA

La Federación Mundial de Sordos (WFD) está conformada por 135 asociaciones nacionales de sordos. Es decir, representa a 135 países, de los cuales 61 países ya reconocieron por ley su lengua de señas nacional. Hace 40 años, en 1981, Suecia fue el primer país en hacerlo. Y en enero de 2021, Chile fue uno de los últimos en lograrlo.

La aprobación chilena puso en evidencia a nuestro país, ya que de acuerdo a la WFD solo hay tres estados de Sudamérica que no reconocen oficialmente su LSA: Guyana, Surinam y Argentina.

Sin embargo, esta situación generó un efecto movilizador dentro de la comunidad sorda en nuestro país y es por ello que la CAS lanzó la Campaña Nacional por una Ley Federal de Lengua de Señas Argentina.

«Lengua de Señas Argentinas»

«Argentina fue el primer país en ratificar la Convención de Derechos de las personas con discapacidad, ¿seremos el último país en reconocer la LSA? NO! Por eso exigimos #LeyFederalLSA YA»,

afirman desde la Confederación Argentina de Sordos.

Tan entusiasmados como comprometidos iniciaron la campaña. Con el objetivo de darle una mirada federal, diversa y democrática a su proyecto, desde la CAS dividieron el país en regiones y convocaron a la sociedad a participar en distintas mesas de trabajo representativas de cada región.

Un proyecto con 7 ejes

El objeto de la campaña es conseguir que el Congreso sancione una Ley con siete ejes rectores: 1) Reconocimiento de la LSA, 2) Libertad de elección y uso de la LSA, 3) La LSA como lengua natural, 4) Organismos legítimos de consulta, 5) La accesibilidad garantizada por el Estado, 6) La enseñanza de la LSA y 7) La enseñanza para las personas sordas.

Siete ejes rectores del proyecto nacional

«El primer objetivo es el reconocimiento oficial de nuestra LSA para ejercer en forma plena nuestros derechos», sostiene la Confederación.

Además, señalan que el problema más urgente a resolver es la privación lingüística ya que hay millones de niñas y niños sordos e hipoacúsicos que continúan sin lograr la fluidez nativa completa y el dominio de al menos un idioma natural cuando ingresan al jardín de infantes. Lo que afecta negativamente el resto de sus vidas.

En este sentido, destacan que acceder a la lengua de señas previene la falta del conocimiento lingüístico que una niña o niño sordo necesita a su edad y también previene el síndrome patológico que conlleva la privación lingüística.

Sobre la lengua

La LSA es una lengua natural, originaria y que conforma el patrimonio lingüístico y cultural de la comunidad sorda en todo el territorio argentino. Se transmite en la modalidad viso–espacial y posee una estructura gramatical completa, compleja y distinta del español.

«Al ser visual, la LSA es completamente accesible desde el punto de vista sensorial para que las personas sordas puedan comunicarse, informarse, defender sus derechos y construir una identidad lingüística y cultural positiva que les permita participar plenamente en todos los aspectos de la vida social», resaltan desde la CAS.

Lengua de señas y Discapacidad

Para millones de personas, la Lengua de Señas es la lengua verdadera. ´´Por eso, a través de su uso las personas sordas eliminan las barreras de acceso del entorno (la sociedad) y así, desaparece su situación de discapacidad.

Entonces, la discapacidad no está tangible ni latente en las personas sordas usuarias de la LSA, sino que al contrario, cuando interactúan en un entorno diferente las barreras se dan en la comunicación, con las personas “oyentes”, ahí radica el problema, porque conviven (o chocan) dos culturas distintas y dos lenguas distintas. Al decir de las propias personas sordas: “nos sentimos más como ‘extranjeros’ desentendidos en nuestra propia tierra”.

La importancia de la lengua

De acuerdo a la Federación Mundial de Sordos, existen al menos 70 millones de personas sordas en todo el mundo. Mientras que en Argentina, según el último censo nacional, hace 10 años había 945.168 hogares con al menos 1 persona con dificultad o limitación auditiva permanente.

La Lengua de Señas como un derecho humano

Sin embargo, a la espera del próximo censo nacional, las organizaciones de personas sordas en Argentina resaltan que esas cifras se duplicaron o triplicaron en los últimos diez años. Y destacan, que el derecho a usar la Lengua de Señas es uno de los derechos humanos trascendentales para las personas sordas.

En este sentido, se expresó el ex presidente de la Federación Mundial de Sordos, Makku Jokinen en 2018: «Sin los derechos humanos lingüísticos, no podremos alcanzar los otros derechos humanos. La obtención de los derechos humanos lingüísticos estará ligada a la obtención de otros derechos humanos fundamentales como la educación, la libertad de pensamiento y expresión, el disfrute de un nivel de vida adecuado, la protección de todas formas de abuso, negligencia y explotación, y la libertad de estar sujeto a torturas u otro trato o castigo cruel, inhumano y degradante.«

Por eso, la Lengua de Señas es tan necesaria. Y por eso, la Ley Federal de LSA tiene que ser aprobada cuando antes. No se trata de una ley para personas con discapacidad, se trata de una ley que protege y promueve derechos humanos, que visibiliza, empodera y dignifica.

Para colaborar con la iniciativa de la comunidad sorda argentina, la CAS propone difundir el #LeyFederalLSA y compartir los ejes de la Campaña Nacional que se pueden descargar a continuación.

Fuente: www.trabajodiario.com.ar