Las respuestas a los vientos de impunidad

Publicada en Publicada en Derechos Humanos, nacionales, noticia del dia, noticia destacada 2

04, Diciembre 2019

Las respuestas a los vientos de impunidad

El colectivo nacional Memoria, Verdad y Justicia interpela en forma permanente a miembros de la Justicia que apostaron al olvido, a cerrar las heridas del pasado. En esta nota se revela quien es el juez Gabriel Casas que absolvió a Milani.  En La Plata, Mendoza y Rosario, entre otros,  los militares, policías y funcionarios judiciales partícipes de la dictadura a mas de 40 años de la dictadura militar serán enjuiciados. En cada audiencia de los juicios con las fotos de las víctimas, en los testimonios, en las baldosas con los nombres de los militantes populares desaparecidos, en los murales, en los actos, la información en las redes sociales, es una victoria de quienes no claudicaron. 

Por Lucho Soria para ANRed.

Justicia de la Dictadura

La Cámara Federal de San Martín confirmó  el procesamiento de primera instancia del fiscal general de Mar del Plata, Fabián Fernández Garello, acusado de participar en el secuestro y tortura de tres militantes comunistas en el año 1981, durante la dictadura cívico militar, cuando el funcionario se desempeñaba como agente de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA). El fallo dejó al funcionario a un paso de juicio oral y público. La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) reclamó que sea suspendido y apartado de su cargo.

El procesamiento fue ratificado por la sala 1 de la Cámara Federal de San Martín que rechazó los pedidos de nulidad y apelaciones interpuestos por la defensa de Fernández Garello y confirmó el procesamiento del fiscal general de Mar del Plata y otros seis agentes de inteligencia involucrados en la causa que investiga crímenes de lesa humanidad.

En Mendoza, el ex juez federal Eduardo Mestre Brizuela fue procesado por no investigar el secuestro de una beba de 9 meses. La Justicia Federal abrió un expediente para investigar el hecho que el 16 de septiembre de 1987 se decidió archivarlo.  La decisión fue firmada por los jueces Luis Miret -hoy fallecido- y Eduardo Mestre Brizuela.

Mestre estuvo procesado por el delito de prevaricato , pero la acusación en su contra pasó por varios estadios. En diciembre de 2017 fue sobreseído, en junio de 2018 se dictó falta de mérito y un mes después volvió a dictarse el sobreseimiento Ahora la Cámara Federal de Mendoza decidió volver a procesarlo por ese delito.

Para entender la importante decisión judicial que se tomó la semana pasada hay que volver cuatro décadas atrás, más precisamente al 20 de julio de 1977.Ese día fueron secuestrados el matrimonio Alfredo Manrique y Laura Terrera, junto a su hija de apenas 9 meses.

La familia había viajado desde San Juan y se dirigía a Godoy Cruz para visitar a los padres del hombre, pero en ese trayecto quedaron en manos del Gobierno de facto. Si bien Celina recuperó su identidad 30 años después, sus progenitores nunca fueron encontrados. Sintesis de la crónica del colega Sebastian Salas, en el diario Uno. Las Abuelas de Plaza de Mayo destacaron el gesto de la Justicia de Mendoza.

Con relación a la absolución de César Milani en la causa de la desaparición del militante de la Juventud Guevarista Alberto Ledo, reactivó el rol del juez federal tucumano Gabriel Casas. Hombres y mujeres de los años setenta, varios de ellos presentes en las audiencia de los juicios, recuerdan el pasado setentista de Casas, no precisamente en organizaciones progresista sino lo contrario. Efectivamente militaba en la FANET (Federación de Agrupaciones Nacionales de Estudiantes Tucumanos).  El grupo había nacido por impulso de políticos democristianos pero derivó en los años 70 hacia el peronismo y se encuadró a nivel nacional en la llamada Organización para el Trasvasamiento Generacional (OTG), más conocida como Guardia de Hierro.según textos de historias de esa provincia. El cántico favorito en las reuniones de la FANET,  era «Ni Yanquis ni Marxistas, Peronista»,

Con relación a su rol en los juicios, cuando se concretó la condena a los tres imputados en la Masacre de Capilla del Rosario, el fusilamiento de 14 combatientes del PRT-ERP, el 11 de agosto de 1974 que se entregaron con vida después del fracaso copamiento de un cuartel, Casas que integraba el tribunal se opuso a la condena a perpetua, y propuso 14 años de condena. Recientemente en el juicio al ex juez federal salteño Ricardo Lona, apostó a una pena menor, a la dada finalmente por el tribunal de 16 años.

En Tucumán, en la megacausa  Jefatura II y Arsenales II, Casas que presidía el Tribunal, absolvió al cura José Eloy Mijalchik ( fallecido) y al escribano Juan Carlos Benedicto, lo que desató la furia de los familiares y militantes. Cabe precisar que Juan Carlos Reynaga que integraba el tribunal votó en disidencia y pidió la condena de ambos. Condenas apeladas por los querellantes.

En Rosario el fiscal general Alfredo Villate, informó que dos militares del área Inteligencia fueron procesados por su presunta participación en el robo a los Tribunales de Rosario en 1984 de varios cuerpos de una investigación por crímenes de la última dictadura, aunque uno fue desligado del expediente por “incapacidad sobreviviente”.

El juez Vera Barros procesó al coronel retirado Luis Américo Muñoz, ex segundo jefe del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario, y a su superior de entonces, Héctor Fructuoso Funes, integrante del Estado Mayor del Comando del Cuerpo de Ejército II con sede en Rosario.Según la resolución, los militares fueron procesados como coautores de robo calificado por el uso de armas, privación ilegítima de la libertad y encubrimiento agravado por el tipo de delitos precedentes. Hace una semana, la Cámara Federal de Rosario confirmó que el robo a Tribunales debe considerarse un delito de lesa humanidad y por lo tanto imprescriptible.

“Los hechos investigados son conexos a delitos de lesa humanidad, en tanto que habrían sido cometidos para garantizar la impunidad de los autores de violaciones sistemáticas y generalizadas a los derechos humanos durante la última dictadura”, sostuvo el tribunal de alzada.Ejemplos de que la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia mantiene su vigencia con respuestas a los vientos de impunidad que soplan. Resistidos en cada juicio, en los actos en los sindicatos, las calles que llevan los nombres de los detenidos desaparecidos, por ejemplo desde hace años en Oran, Salta, entre otras ciudades.

En los juicios no solo a los militares, sino a los empresarios, sacerdotes, a médicos, y funcionarios judiciales, entre ellos en Tucumán a  Manlio Martinez, en Santiago del Estero a Santiago Olmedo de Arzuaga, de acuerdo a los ordenado por la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo. En Formosa los jueces provinciales Bernardo Montoya, Sergio Martínez y Jorge Vazquez, eluden el juicio oral y público dado que el armado del tribunal nadie accede a ese rol. Lo mismo sucede en Neuquen, con el ex juez federal Pedro Duarte, el ex fiscal Víctor Ortiz y la entonces defensora oficial Maria Ester Borghetti. Mas temprano que tarde al igual que el fiscal federal de San Juan Carlos Yannello estarán sentados en el banquillo de los acusados.

También suma en la vigencia de Memoria, Verdad y Justicia, la construcción de monolitos en los centros clandestinos de detención, por ejemplo el que que se levantó en una planta fabril  de la empresa Techint en Ensenada ( foto), uno de los cincuenta que se concretaron en la provincia de Buenos Aires, como se dió cuenta en la nota de esta agencia.

En este contexto recordamos que el ex titular de la Procuradoría de Crímenes de Lesa Humanidad, Jorge Auat, dijo cuando esta al frente del organismo,  que “la justicia que no abarca la totalidad del crimen, deja el sabor de la injusticia. Este es el gran problema de los organismos, las víctimas y los familiares de las víctimas, tienen la sensación de impunidad y es muy doloroso. Estos procesos de memoria tienen algo fundamental, tienen la memoria, el dolor, tienen un fuerte contenido moral, y lo que está en juego aquí es la víctima, la resignificación, su visibilización, es el gran sujeto olvidado, donde el proyecto de olvido que tiene que ver con un crimen de esta magnitud porque viene imbricado, el proyecto del olvido no es que arrancó con el indulto o las leyes de impunidad, forma parte del diseño, incluso lo describe Primo Levi, siempre los crímenes de esta magnitud, del Terrorismo de Estado, los crímenes de masas, tienen en su propio diseño, ya vienen con el manual de instrucciones para generar el olvido al otro día. Lo que pasó en Argentina es un fenómeno que el mundo nos mira porque evidentemente ese proyecto de olvido fracasó, y esto es seguramente lo que más les preocupa, porque el objetivo de este proceso, ese discurso de que se mira el pasado no es cierto, es mirar al pasado para prever el futuro; para que la barbarie no se repita necesitamos ejercitar la memoria, esto es lo que está en juego”.

Fuente: www.anred.org