Mujerez con voz

Publicada en Publicada en agenda cultural y deporte, derecho a la comunicación, Derechos Humanos, locales, noticia destacada 1

14 Agosto, 2019

PERIODISMO CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

Mujeres con voz

La agrupación de mujeres periodistas de la ciudad de Río Cuarto “Mujeres con voz”, nació hace pocos meses con el claro objetivo de visibilizar la cuestión de género en los medios y la situación de las trabajadoras de la prensa y la comunicación. 

Por Julia Giuliani 

Fotos Delfina Vettore

Este colectivo se organizó a fines del 2018 con una convocatoria del área de género de la Defensoría del Pueblo, para organizar la muestra “Paredes que hablan” que cuenta la historia en primera persona, en relatos, de femicidios ocurridos en Río Cuarto y la región.

Julieta Fernández, periodista en un medio radial, es parte de este colectivo. Consultada cómo surge “Mujeres con voz” expresa: “Surge en un primer momento para diagnosticar los medios locales en sus distintos formatos, abordaban ciertas temáticas que requerían perspectiva de género, también diagnosticar el rol de las compañeras en distintos medios en los que trabajamos y cómo se distribuyen los lugares de poder en estos, claramente siendo la mayoría ocupados por hombres”.

Fernández destaca que se han realizado y continúan organizándose distintas actividades para concientizar sobre la violencia simbólica, tratar de detectarlas así como también la violencia de género en general para hacer no sólo diagnósticos sino combatirla. “Fue el caso de ‘Paredes que Hablan’, de talleres y cursos de cómo los medios representan a la mujer en la actualidad, en la imagen o en el recurso gráfico, también hemos dado charlas en colegios y en la universidad tratando de hacer hincapié en romper con ciertos estereotipos muy arraigados en los medios; debemos tener como objetivo fundamental el tratar de detectar algunos patrones que se repiten y reeducarnos entre todos para comunicar con perspectiva de género las y los trabajadores de la prensa y la comunicación”, sentenció Julieta.

Magdalena Bagliardelli es otra de las trabajadoras de la prensa y la comunicación que se involucró desde un primer momento en esta iniciativa que “surgió a raíz de otros colectivos de mujeres y periodistas que se fueron organizando en la provincia y en el país, con la idea de poder sensibilizar sobre las cuestiones de género y promocionar  un trato responsable del tema en los medios”.

En nuestro país, el de la “Ola Verde”, el de las mujeres al frente, aún falta claramente mayor presencia feminista en los medios y que el periodismo feminista sea jerarquizado y no ninguneado como suele ocurrir, ya que son instancias vitales para poder generar ámbitos de difusión igualitarios de las noticias.

Las mujeres representan el 61,5% de quienes egresan de carreras relacionadas a la comunicación. Sin embargo, según un estudio de la Asociación civil Comunicación para la igualdad, el 70% de los trabajadores de medios son varones. En Argentina hay dos redes de periodistas organizadas que vienen desde hace muchos años tratando de desarmar el machismo en las redacciones, en las radios y en la televisión. Por un lado, la Red Par (Periodismo no sexista) y por el otro, la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género. La tarea va mucho más allá de contar los datos existentes, las denuncias, las demandas y los deseos de las mujeres y las disidencias. También se trata de una escucha atenta y diaria, de acompañar a sobrevivientes de las violencias machistas, a sus familiares, de establecer estrategias de comunicación con otras, con abogadas feministas y organizaciones y un largo etcétera (extracto de nota en www.enperspectiva.com.ar) 

Las “Mujeres con voz” riocuartensas han comenzado un laburo silencioso, de hormiga, que va rindiendo sus frutos al buscar no solamente diagnosticar y educar con perspectiva de género, sino también tener posicionamientos claros en hechos de la coyuntura que hablan y plantean problemáticas de género y de disidencias sexuales, así como construir una agenda de situaciones emergentes.

Carolina Tealdi, editora y a cargo de la revista para niñxs “Ranquelitxs” considera que “Mujeres con voz” es esencial, “venimos trabajando ya desde hace dos meses bajo el ala del Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba (CISPREN-CTA) en el área de género con proyectos como observación de medios con perspectiva de género y plasmar esto en los medios en los que trabajamos”.

La evidencia señala que faltan mujeres en los medios. En la prensa gráfica, las reporteras argentinas alcanzan un 15 por ciento de las notas firmadas contra el 85 por ciento restante de varones. Los datos se desprenden de las últimas cifras del Proyecto de Monitoreo Mundial de Medios (GMMP, por sus siglas en inglés).

Según este informe de 2015, que se hace cada cinco años, la Argentina tiene el promedio de firmas más bajas de América Latina. Solo en Bolivia y México la investigación encontró paridad.

La brecha de género en los medios no es solo un síntoma regional ni se cierra a pesar de que las mujeres están cada vez más organizadas y visibles en las manifestaciones sociales. A nivel mundial sólo el 37 por ciento de los y las periodistas que se leen, ven o escuchan en la prensa son mujeres.

Por su parte Carina Ambrogi es una activista de la primera hora de este espacio: “Este colectivo de mujeres periodistas y feministas surge primeramente por una convocatoria del área de género de la Defensoría del Pueblo, nos participaron para hacer la actividad paredes que hablan y a partir de ahí decidimos organizar este grupo que finalmente quedó  enmarcado en el área de género del CISPREN que es nuestro sindicato que nos nuclea como periodistas. El objetivo es visibilizar aquellas prácticas sexistas o discriminatorias por cuestiones de género que hay en los medios de comunicación y también alertar sobre diferentes situaciones que se vivan en la ciudad y la región respecto de violencia hacia las mujeres y que van contra las leyes establecidas en la legislación nacional y leyes internacionales a la cual  adhiere nuestro país como son los tratados firmados mediante las Naciones Unidas, o las leyes nacionales como es la ley de prevención y erradicación contra toda violencia contra las mujeres”.

Un nuevo desafío se nos presenta, a todas y a todos. El lenguaje inclusivo, el rol de las mujeres en los medios y sus tareas para ocupar lugares de decisión y poder, como nos visibilizan los medios de comunicación. Repensarnos y deconstruirnos es la tarea.