No siempre lo legal es justo, y no siempre lo justo es legal

Publicada en Publicada en Derechos Humanos, nacionales, noticia del dia, noticia destacada 2

09, Septiembre 2020

No siempre lo legal es justo, y no siempre lo justo es legal

La toma de tierras, que ocupa hoy la centralidad de la agenda política, dejó en evidencia la profunda crisis habitacional que padecen miles de familias en Argentina. Frente a discursos y declaraciones de funcionarios públicos que reducen el conflicto a un abordaje meramente penal, el premio Nobel de la Paz y presidente de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) Adolfo Pérez Esquivel llama a no criminalizar los reclamos sociales y no someter a las personas a leyes injustas. “Techo ,Tierra y Trabajo son los camino a construir para salir de esta postración y ver nuevos horizontes de vida y esperanza para el pueblo”, dice Pérez Esquivel en una carta pública.

FOTO: Germán Romeo Pena – AnRed

Por Adolfo Pérez Esquivel 

Hoy la Ministra de Seguridad de la Nación y el Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires hablan de legalidad, que la toma de tierras es ilegal y amenazan con sanciones punitivas de meter presos a aquellas personas que buscan un lugar dónde vivir.

El país está pasando por una grave situación provocada por la pandemia del coronavirus que afecta la vida del pueblo y su económica: la falta de empleo y los despidos masivos, el hambre y la angustia de no saber dónde ir a vivir.

Tenemos que hacer memoria, en el país primero nacieron los conventillos con los inmigrantes; después en el tiempo, por la afluencia de pobladores del interior, proliferaron en la pobreza las “villas miseria” y le siguieron los “asentamientos”. No es necesario señalarlos porque son conocidos: la falta de viviendas es enorme y las necesidades económicas de familias desamparadas por el Estado sigue en aumento, a esto se suma la grave situación actual que vive el país y el mundo

Las amenazas del Ministro Berni, “quienes toman tierras van presos”. Lo considera un delito y no una necesidad no atendida por el Estado. Recurre a medidas represivas y no a soluciones sociales frente a la falta de viviendas, trabajo y condiciones de vida digna.

Esos hermanos/as, que el Papa Francisco señala como los “descartables” de la sociedad, son acompañados solidariamente por los curas villeros, por iglesias y organizaciones sociales que trabajan en territorio junto a los pobladores de las villas. Necesitan una mano fraterna y amiga de la sociedad que les ayude a encontrar la seguridad social y la dignidad como personas en una democracia. Les pido que recuerden que democracia y derechos humanos son valores indivisibles, y tienen el derecho e igualdad de todos y todas.

No desconocemos que hay quienes utilizan a los pobres para su propio beneficio, son los especuladores que hacen su negocio. Esos son los delincuentes.

Tener presente que también en el país grandes empresas compran tierras y se apropian de lo que no les pertenece, esta es una larga historia del saqueo que sufren los pueblos originarios y que expulsan a gran parte de la población. Las empresas que contaminan y expulsan a los pobladores, como la megaminería y los agrotóxicos.

El Ministerio de Desarrollo Social que preside Daniel Arroyo viene haciendo un gran esfuerzo para atender las necesidades básicas y la lucha contra el hambre, pero no son suficientes frente a las necesidades cada día más acuciante de gran parte de la población.

El país necesita un millón de viviendas, es un desafío que hay que asumir con programas claros y consejos populares para llevar a cabo su construcción. Hay tierras fiscales, otras son propiedad de las fuerzas armadas que están ociosas y pueden ser destinadas a la construcción de viviendas. Hacer Patria solidaria con el pueblo.

Hay que saber separar la paja del trigo, las medidas represivas no solucionan los problemas. El Evangelio enseña que: “Él no ha venido a abolir la ley, sino a confirmarla. El hombre no se ha hecho para la ley, sino la ley para el hombre”. Estos valores se han alterado y despreciado, sometiendo a las personas a leyes injustas.

En el país se criminaliza los reclamos sociales, se sancionan leyes y decretos que van contra el derecho constitucional y dañan profundamente la democracia. Techo ,Tierra y Trabajo son los camino a construir para salir de esta postración y ver nuevos horizontes de vida y esperanza para el pueblo.

Adolfo Pérez Esquivel, Buenos Aires.

Fuente: www.andaragencia.org