Rauber: «El Poder mira para otro lado cuando son sus intereses los que están en juego»

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, La Impunidad no será eterna, latinoamérica, noticia destacada 2, Pensamiento crítico

02, Noviembre 2019

Rauber: «El Poder mira para otro lado cuando son sus intereses los que están en juego»

Nuestra columnista de asuntos internacionales, la filósofa Isabel Rauber analizó las diferentes pero simultáneas crisis en la región, con fuertes movilizaciones de descontento y resistencia a los gobiernos vinculados al poder económico. «Llevamos 10 años de un nuevo tipo de Golpes en América Latina: de Honduras a acá, de 2009 a 2019  han venido ensayando, perfeccionando y profundizando el nivel de agresividad contra los pueblos» afirmó en Sobre la Hora.

«Lo de Bolivia se ha presentado a ojos nuestros y a ojos del mundo como lo más brutal, en el sentido de que se han violado todas las normas, pero no es lo único que ocurre» remarcó, ya que hay manifestaciones en Chile «por más de 40 días, de forma sostenida, enfrentando las represiones salvajes».

«Hay que ver el poder como mira para el otro lado cuando son sus intereses cuando están en juego, porque en el caso de Chile, ni una palabrita«, pese a la visita de la CIDH, Human Rights Watch, entre otros organismos. «Doña (Michelle) Bachellet, y la comisión de la ONU brilla por su ausencia: estaba tan preocupada por Venezuela que entró y se fue disimulando» advirtió, y explicó: «Todos los organismos de la ONU son intergubernamentales» y como Venezuela participa de ese órgano, «no le puede esconder el informe».

Lo que pasa es que el Poder se está mal acostumbrando a hacer lo que le da la gana, se mueve con un nivel de impunidad en materia de violación de la legalidad internacional y nacional de cada lugar que hay que estar muy atentos. Ojo con sostener una credulidad a una jurisprudencia, a un constitucionalismo que es producto del propio poder. Y el propio poder, así como lo hizo, lo viola. Y para eso ha construido sus leyes, los que les hacen las referencias y es dueño de las grandes cadenas de medios de comunicación.

«Ahora hay encargados, como los encargados de edificios: Guaidó es el ‘encargado’ de Venezuela, los dueños son de la Casa Blanca de Estados Unidos. Los dueños no, los inquilinos, porque ellos cambian, pero mantienen siempre los intereses de capital financiero, militar, industrial de EEUU» ejemplificó Rauber. Toda la violencia ejecutada en Venezuela, con apoyo mediático durante las guarimbas en 2017 y los ataques a los militantes chavistas, «ahora se puede considerar superado por lo de Bolivia».

«Pero entre medio y antes están los levantamientos de Ecuador, brutalmente reprimidos» cuando el pueblo se manifestaba contra el acuerdo con el FMI. «Finalmente el acuerdo fue para atrás pero está quedando en algo espúreo, tibio, porque el señor Lenin Moreno no va ni por un punto ni por el otro, lo que quiere es desmantelar la Alianza País: esta va a ser la constante que nosotros vamos a encontrar en los procesos latinoamericanos» porque «estos son procesos contrademocráticos».

Para terminar esta breve introducción, solo quiero decir que con aquellos intelectuales de pseudo izquierda que pretenden hablar de todo esto como que fuera el agotamiento del ciclo progresista, y la reanimación de sectores y fuerzas neoliberales, Estos señores no hablan de la injerencia del imperialismo norteamericano en Nuestramérica. Vamos a recordar que actúan a través de distintos tentáculos, uno de ellos es la OEA, se definió hace mucho tiempo como el «Ministerio de las Colonias», y están obligados a cumplir con los deberes y obligaciones con el gobierno de EEUU

Entrevista a Giovanni Samanamud Ávila, ex vice Ministro de Educación de Bolivia

Afirmó que no se trata de un Golpe convencional, pese a todas las similitudes que pueda tener, sino que además hay «elementos nuevos». «Evidentemente el golpe tenía varios objetivos, uno de esos era sacar del poder a Evo Morales, tal vez ese objetivo tenía mayores elementos a su favor por la coyuntura y los elementos que se habían formado antes. Pero no solamente era eso sino que era desarmar y sacar de la política a todo el bloque popular, y ese es el objetivo fundamental» subrayó.

La respuesta que se ha dado desde la Senadora Eva Copa, que era la firma del acuerdo, era de alguna manera poder rescatar un elemento – en mi opinión –  inevitable, porque la coyuntura del golpe eran, las fuerzas sociales, los movimientos y las organizaciones se habían encontrado casi desarticulados. No se puede enfrentar una situación tan compleja como un golpe, estando desorganizados. El número de bajas es claro y elocuente, son 34 muertos, todos del campo popular, y casi ninguna, del otro lado. Esto muestra la desproporción tremenda que se tenía.

Fuente: www.sobrelahora.com.ar