Terminar con esta pesadilla

Publicada en Publicada en derecho a la comunicación, nacionales, noticia destacada 2

14 Agosto, 2019

EDITORIAL

Terminar con esta pesadilla

Fotos Daniel Ramonell

En estos casi cuatro años de gestión de Cambiemos se impuso un modelo social y económico que sembró pobreza, desocupación, exclusión, dependencia. Destruyó el aparato productivo, despidió a miles de trabajadores, profundizó la precarización laboral, cerraron miles de pequeñas y medianas empresas: comercios, fábricas, agricultores. 

Endeudó al país por generaciones para beneficio exclusivo del capital financiero y seguir fomentando la fuga de capitales: Miles de millones de dólares que millones de argentinos no vimos, ni veremos pero que nos quieren obligar a pagar por un siglo.

Este Gobierno le entregó las riendas de la Economía al FMI en beneficio de empresas y bancos extranjeros que velan por sus propios intereses, por eso sus Tarifazos interminables. 

Cambiemos es mucho más que una alianza de partidos, es la confluencia de poderes económicos, sociales y políticos de las clases dominantes y el poder financiero internacional, es el apoyo de EE.UU., el FMI y los gobiernos conservadores como el de Jair Bolsonaro en Brasil, Piñera en Chile, etc. 

Frente a la posibilidad de cuatro años más de penurias para millones de argentinos pero con consecuencias nefastas por décadas para las futuras generaciones (nuestros hijos y nietos) entendemos que la prioridad hoy es decir basta de Macri. Terminar con este nuevo retorno del neoliberalismo y proponer condiciones para construir una Argentina con todos y para todos.

Para terminar con el hambre y la estafa de la Deuda Externa y poner en primer plano la Deuda Social. Para promover un modelo económico productivo sustentable y confrontar con el  extractivismo depredador y contaminante. 

Por una Democracia Popular y Participativa y una justa distribución de la riqueza. En las PASO de agosto el pueblo va a votar en defensa propia. La decisión está en nuestras manos.

Es hora de terminar con la pesadilla de Macri y el FMI