Todos los recursos del Estado al servicio de afrontar un año electoral sin sobresaltos

Publicada en Publicada en nacionales, noticia del dia, noticia destacada 2, opinion, Pensamiento crítico

04, Febrero 2021

Todos los recursos del Estado al servicio de afrontar un año electoral sin sobresaltos

Por Jorge Falcone

El capitalismo intenta reciclarse de cara a un horizonte suicida

Ante los extremos contrastes meteorológicos imperantes – que nos conducen a naturalizar los cada vez más frecuentes temporales o alertas naranjas como si se tratara de fenómenos absolutamente ajenos a la acción humana -, resulta pertinente interrogarse quién ganará la carrera por el futuro, el colapso ecológico o la lucha de clases, toda vez que sería esperable que, en el segundo de los casos, una Ética del Cuidado pusiera freno y revirtiera lo que hasta ahora se parece bastante a una marcha acelerada  hacia el suicidio de la especie.

Desde la lógica de este sistema depredador – siempre indispuesto a limitar sus ganancias – se barajan otras hipótesis que, si no estuvieran a punto de ponerse en práctica, cabría vincularlas con alguna serie de ciencia ficción de muy mal gusto. Por ejemplo, un ambicioso proyecto de geoingeniería lanzado por investigadores de la Universidad de Harvard y financiado por el multimillonario estadounidense Bill Gates, inquieta a la comunidad científica dado su alto grado de riesgo.

Dicha iniciativa, bautizada como  “Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx)”, prevé verter a la atmósfera toneladas de polvo de carbonato de calcio no tóxico, para atenuar la luz solar con el objetivo de contrarrestar los efectos del calentamiento global, según informe de la revista Forbes. Hablando en criollo: En vez de tomar recaudos para controlar las emisiones gaseosas que desbalancean el efecto invernadero… se le colocarían “anteojos ahumados” al Astro Rey.

En junio de 2021 está previsto que se lance un globo científico a 20 km de altura cerca de la ciudad de Kiruna (Suecia), para probar la maniobrabilidad de los equipos. Si todo funciona bien, se pasaría a una segunda etapa experimental liberando una pequeña cantidad del compuesto“, informó la publicación ya citada.

Junto a otras voces autorizadas, David Keith, profesor de física aplicada de la Universidad de Harvard, reconoció que existen “muchas preocupaciones reales” ante el proyecto en cuestión, ya que nadie sabe qué pasará hasta que se libere el CaCO 3 y se estudien sus efectos.

Como es de dominio público, al Norte Global no le preocupa preservar el bienestar de la humanidad sino el éxito de sus negocios.

Alineándose con el que gana para que el Fondo nos mime 

En los últimos días, el Presidente argentino y su vocero chatearon con distintos funcionarios de la Cancillería para saber por qué ante la asunción de Joe Biden  se había escrito esta frase en el tuit oficial: “(Argentina) espera también que no se apueste a la desunión de nuestras naciones como en la etapa anterior”.

En el Palacio San Martin solo respondieron con evasivas. Y hubo un dato clave que no pasó desapercibido para el círculo cercano de Alberto Fernández. El Primer Mandatario evitó hablar con el canciller en esta compleja crisis diplomática, y fue informado al respecto por parientes que trabajan al lado de Solá.

Cabe señalar que no es la primera vez que el titular del Ejecutivo evita responder  las llamadas y los chats del ministro de Relaciones Exteriores.

Con el pragmatismo que caracteriza al presidente argentino – y muy a pesar de que gran parte del pueblo chileno viene exigiendo la renuncia de Sebastián Piñera -, su segunda visita continental tuvo lugar en el vecino país, y sería retribuida en julio por su par trasandino, durante la Cumbre de Presidentes de los Estados Partes del Mercosur y Estados Asociados, en Buenos Aires. En dicha ocasión, Fernández no tuvo mejor idea que expresarle al represor de nuestros hermanos de allende la cordillera que respecto a su gestión “Tal vez las coincidencias son más que las diferencias” (!) Más allá de la erosionada legitimidad del mandatario chileno, los denominados corredores bioceánicos con los que se puede interconectar a las naciones sudamericanas están en la mira de la Casa Rosada, especialmente para que crezcan las exportaciones hacia los mercados asiáticos.

Simultáneamente, se llevó a cabo de manera virtual la nueva edición del Foro Económico Mundial (FEM) de Davos, contando con la participación de Angela Merkel, canciller alemana; Xi Jinping, presidente de China; Emmanuel Macron, presidente de Francia; Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; y Moon Jae-In, presidente de Corea del Sur. Y los principales dirigentes de los organismos internacionales, como la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde y la directora general del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, cuyo nombre en 2021 resonará bastante en los oídos de lxs argentinxs, ya que es inminente negociar las condiciones que pondrá el FMI para oxigenar las finanzas de nuestro país.

Bajo el lema “Un año crucial para reconstruir la confianza”, los temas centrales que se debatieron fueron las consecuencias recesivas de la pandemia sobre la economía global, junto con las altas tasas de desempleo y la desigualdad en ascenso.

Participaron más de 1500 líderes empresariales, gubernamentales y de la sociedad civil para debatir sobre sistemas económicos resilientes, la transformación y el crecimiento de la industria, la administración de los bienes comunes globales (como los recursos naturales), el aprovechamiento de  tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial y la promoción de una cooperación global y regional. Desde la perspectiva del pensamiento crítico, la cumbre no tuvo otro propósito que el de “resetear” al capitalismo luego del cierre de emergencia global a causa del COVID – 19, medida que agravó los problemas de arrastre de la economía en todo el planeta.

Por si hiciera falta considerar con qué espíritu se inserta el gobierno argentino en el damero global, baste con analizar el decreto presidencial que – siguiendo la tradición oligárquico – liberal – habilitaría la libre navegabilidad del Río de la Plata, lo que constituye una afrenta a la soberanía nacional que no puede consentirse guardando un silencio cómplice.

En concreto, una sociedad mayoritariamente abocada a garantizar los recursos básicos de supervivencia pierde de vista una discusión real sobre las posibilidades de desarrollo de la cuenca del Plata. Pero aquello que mueve a miles de personas a oponer resistencia a los procesos de privatización de los recursos en América Latina, es lo mismo que mueve al poder económico a implementar estrategias para su apropiación: La Cuenca del Plata cuenta con la tercera parte de las reservas mundiales de bosques, recursos hídricos y energéticos, potencial ictícola, agrícola, pecuario y forestal, riquezas bioecológicas y socioculturales únicas. Si el valor de los territorios y de sus características ambientales está plenamente considerado, en su conjunto, como recurso productivo para la explotación, es la vida misma de la región en el más amplio sentido, la degradación acelerada de las posibilidades de subsistencia para su población, la que no ingresa en los cálculos del capital financiero trasnacional. La expresión de los buscadores de capitales, que señala a los inversionistas el beneficio adicional de “recursos humanos económicos”, es exacta en el caso de la hidrovía: la vida de los habitantes de América Latina es más barata para las corporaciones. Nuestra vida vale menos para las pizarras.

Catarata de planes sociales para apagar incendios en el conurbano profundo

El Ministro de Economía, Martín Guzmán, en su nuevo rol de referente político, viene sosteniendo que “tenemos una economía que lleva cuatro meses en recuperación” a la que considera “heterogénea”, afirmando que el Presupuesto Nacional “debe ser el corazón de la estrategia económica para la recuperación”. Sin embargo, el alto costo que hoy supone sostener la canasta familiar contribuye a restarle optimismo a sus afirmaciones.

Más allá de los datos de la macroeconomía, el pupilo de Joseph Stiglitz dio por finalizada una discusión que desde hace días cruzaba al gabinete económico, señalando que los programas de ayuda Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) no continuarán, dado que, según entiende, “Hay ciertas medidas que se adoptaron en el contexto de las restricciones más fuertes para la circulación. Esas restricciones hoy no están presentes, han cambiado. De modo que las medidas deben ser otras”. A pesar de la argumentación esgrimida, la decisión huele a un ajuste encubierto.

Días atrás Guzmán estuvo en Entre Ríos, en donde habló de las deudas provinciales y después hizo lo propio en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires.

El funcionario también está realizando visitas menos promocionadas a PyMES productivas del conurbano y hasta ha jugado al fútbol con trabajadores de una textil. Algunos sectores del Gobierno señalan que lo están midiendo como candidato para las elecciones de medio término a fin de que siga un camino similar al del ahora gobernador Axel Kicillof, que fue ministro y diputado antes de acceder al cargo de gobernador.

A esta altura, cabría reconocer que el simulacro de que este es el gobierno de lxs más necesitadxs viene reportándole algunos beneficios al oficialismo, según marcan las encuestas: Hace poco el Ministro de Desarrollo Social bajó al predio Roca Negra – legendario enclave de las Jornadas de Pensamiento Autónomo tras la crisis de 2001 – para dialogar mano a mano con dirigentes sociales, el Subsecretario de Hábitat bonaerense se mostró intercambiando con sindicalistas sobre el proyecto del nuevo Mercado de Abasto, mientras el Ministro de Economía – como se ha dicho – no deja de patear los arrabales de la provincia cabecera de playa del Proyecto K.

“Más vale prevenir que remediar”, reza el refrán: El penoso saldo de la ceocracia macrista y la pandemia en curso impactan duramente sobre el conurbano bonaerense, como lo graficó el informe de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Indec para el primer semestre 2020, determinando que casi la mitad de la población es pobre (47,5 por ciento) y la indigencia alcanza niveles importantes (13,6 por ciento).

En ese marco, la Nación oportunamente desplegó una serie de programas fuertes para “que la sangre no llegue al río”: el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), la Tarjeta Alimentar y el Potenciar Trabajo.

El IFE, prestación monetaria no contributiva de carácter excepcional con un monto de 10 mil pesos por grupo familiar, que contó con tres rondas de pago – abril, junio y agosto/septiembre -, alcanzó los casi 2 millones de beneficiarios en la mencionada geografía.

El 61,7 por ciento de los mismos correspondía a trabajadores informales, mayoritariamente hombres, mientras que un 2,1 por ciento a trabajadoras de casas particulares.

De este modo, más del 60 por ciento de los hogares del conurbano recibieron este beneficio, y en algunos municipios la proporción superó los dos tercios de los hogares: Almirante Brown, Berazategui, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, Lomas de Zamora, Merlo, San Miguel, José C. Paz y Moreno, alcanzando en los dos últimos, a casi un 90 por ciento de las familias.

La Tarjeta Alimentar, política de complemento integral alimentario dentro del marco del Plan Argentina contra el Hambre, presentó un amplio alcance. En el conurbano bonaerense se asignaron 363.260 tarjetas a sus titulares, que representan el 65 por ciento de las otorgadas en la provincia de Buenos Aires.

Otro elemento significativo fue que el 95 por ciento de las tarjetas se entregó a mujeres, evidenciando el papel fundamental que estas cumplen en las tareas de cuidado y en la gestión de los recursos del hogar.

Por su parte, el Programa Potenciar Trabajo del Ministerio de Desarrollo de Nación alcanzó a 222.345 beneficiarios (2 por ciento de la población del Conurbano) Orientado también a sectores socialmente vulnerables, el programa es de carácter socioproductivo, y persigue el objetivo de mejorar la empleabilidad y generar propuestas productivas a través de la terminalidad educativa, la formación y certificación de competencias, siendo también el 69 por ciento de beneficiarios mujeres.

A través de Nación se transfirió a la Provincia de Buenos Aires 2457 millones de pesos a los programas sociales, siendo el 95 por ciento del monto total destinado al “Potenciar Trabajo”.

Desde la Provincia de Buenos Aires, el Servicio Alimentario Escolar (SAE) fue el programa con mayor alcance y cobertura. El sistema de comedores escolares de la provincia constituye la red de asistencia alimentaria estatal más institucionalizada y extendida de todo el universo de efectores de contención en materia alimentaria.

Como se advertirá, los municipios vienen cumpliendo un rol clave en la coordinación de acciones de carácter social y alimentario en la implementación conjunta de programas.

No cabe agregar mucho más a la hora de responder por qué, si estamos en la lona y hay tanta frustración acumulada, no estalla otro Argentinazo.

Frente a este panorama, Alberto no puede fingir que gobierna como si Cristina no existiera ya que el cristinismo lo rodea, está repartido en todo el andamiaje de gobierno y sus militantes son los primeros que aparecen anotados cada vez que un funcionario renuncia o es renunciado. Cristina tampoco puede desligarse de la responsabilidad por los resultados de gestión porque ella sacó de la galera a este  presidente y de él depende su corto plazo.

Mientras la Vicepresidenta avanza en lugares y cargos clave como YPF y ANSES, también puso el ojo en una caja sensible para la política, la obra social del Congreso. A efectos de manejarla, designó allí a una persona de su máxima confianza: la kirchnerista incondicional Liliana Korenfeld. De tal modo,  cada uno de sus movimientos va entretejiendo la urdimbre que apunta a garantizarle un 2023 favorable, de la mano de su hijo y delfín, para pesar de Sergio Massa.

En la vereda de enfrente también se producen gestos significativos. De hecho, este verano generó gran controversia que cinco hombres y una mujer integrantes  del Grupo de Prevención Motorizado (GPM) y de la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI), durante la presentación en Villa Gesell del libro Guerra sin cuartel, escrito por la ex ministra de seguridad Patricia Bullrich, se cuadraran ante la jefa del PRO como si esta continuara en funciones, gesto  que la referente opositora capitaliza para su proyecto de recambio bolsonarista.

Pero ESA “grieta” entre lxs de arriba no es la grieta de lxs de abajo.

Visto que el sentido común imperante le llama “hacer política” a introducir un papelito en una urna de cartón corrugado cada 2 o 4 años, y considerando que – fuera de ese paradigma – toda práctica que no mame de la teta del Estado y que privilegie la construcción a largo plazo de un poder comunal resulta incierta o sospechosa, viene a cuento aquella parábola citada en el versículo 20:27-28 del Evangelio de San Juan, en la que Tomás, uno de los doce apóstoles, no estaba con el resto cuando resucitó Jesús, y los otros discípulos le decían: “¡Hemos visto al Señor!”, a lo que el hombre replicó: “A menos que vea en sus manos y meta mi dedo en la impresión de los clavos y meta mi mano en su costado, de ninguna manera creeré“.

Pues parece ser hora de que las organizaciones populares consecuentemente antisistémicas adviertan y contrarresten la trampa del asistencialismo y – asumiendo una perspectiva productiva – exhiban con hechos contantes y sonantes la materialidad de un discurso anticapitalista, antiimperialista y antipatriarcal. Porque es sabido que vencer exige convencer, y nuestro pueblo, harto de mensajes esperanzadores sin correlato práctico, también requiere “ver para creer”.

Ante tamaña desazón, una cosa es clara: No podrá la Big Data contra la construcción de Soberanía Alimentaria. Ni habrá distanciamiento social que acabe con nuestra vocación de projimidad.

Fuente: La Gomera de David