Transformar el sentir en palabras

Publicada en Publicada en agenda cultural y deporte, locales, noticia destacada 2

11 Octubre, 2019

EL ARTE COMO TERAPIA

Transformar el sentir en palabras

Luis Aguirre tiene 36 años y es beneficiario del dispositivo de Salud Mental de Kalen, gracias a la terapia de escritura terapéutica logró escribir un libro de poemas y hoy lo presentó. Cuando el arte se convierte en una herramienta de aprendizaje y transformación

Por Florencia Guttlein

Una vez más el arte siendo camino y catalizador de ideas, de sueños, en este caso de emociones y sentires. A Luis el arte le cambio la vida completamente, ayudándolo con su enfermedad y abriendo paso a lo que hoy se materializa en una obra literaria que narra la vida de Luis, lo que ha sentido, lo que siente.

Luis Alberto Aguirre tiene 36 años y presenta un cuadro psiquiátrico que ha sido y es abordado a través de la terapia de escritura terapéutica. Él asiste a Kalen, el Centro Educativo Terapéutico, donde lo acompañan en todo momento y le brindan las herramientas necesarias para su tratamiento y desarrollo. Luis cuenta con la ayuda de Federico Alba, su acompañante terapéutico, quien lo ha guiado en todo el proceso de comenzar a plasmar en palabras lo que anidaba y anida en su interior.

“La Luna del Encuentro” es el nombre del libro y relata poemas y cuentos que tienen que ver con lo que siente, piensa, en lo que cree Luis: “Utilizamos la escritura terapéutic. El medio es la escritura y el fin es lo terapéutico. Luis es beneficiario de Kalen, su diagnostico es esquizofrenia por lo tanto la escritura nos viene muy bien para plasmar lo real, si tenemos en cuenta que la esquizofrenia es una distorsión de la realidad, entonces a través de la escritura lo que logramos es que él pueda plasmar sus sentimientos, emociones, lo que él ve, lo que él cree. El libro tiene mucho que ver con la muerte de su esposa. Ella después de que tienen a su hijo fallece al poco tiempo, este libro es también una forma de ir sanando las heridas de la muerte, del duelo que pudimos ir trabajándolo todas las semanas”, expresó Alba.

Otras historias…

Luis continua escribiendo y en la presentación lo reafirmó: “escrito todo el tiempo, me canso pero sigo escribiendo”. Si bien este es su primer libro publicado, no es el único. Cuentos, poemas son algunos de los escritos que plasman historias  donde muy en el fondo hablan de la vida de Luis, de lo que siente: “Son historias de superación, en el fondo mas implícito él está hablando de él mismo. Son historias de combatir, son historias de luchas, de reencuentro, historias que buscan y tienen como finalidad el hecho de vencer muchas barreras, de que no estamos solos. Las temáticas son distintas según a lo que él le gusta. Más allá del sentido simbólico y literal sus escritos hablan de sí mismo”, comentó Alba.

A Luis la escritura le salvó la vida, lo ayudó a transitar todo el dolor por la pérdida de su mujer, a sobrellevar su duelo, a transformar el dolor en palabras y las palabras en poemas: “Mi mujer se llamaba Soledad y el libro se refiere mucho a la vida de ella. Ahora estoy haciendo libros cortos… tengo varios libros que he hecho con Fede. Para mi escribir es una sensación… que me abre el corazón y el alma la escritura, eso es. Escribo todas las noches, todas las mañanas, todas las tardes, me resulta mejor seguir escribiendo, a veces estoy cansado pero sigo escribiendo. Me encanta escribir, desde los 14 años vengo escribiendo”.

Percibo en Luis una templanza acojedora, esa que llega después de haber atravesado un largo proceso que muchas veces está teñido de angustia y dolor pero que al final trae la mayor paz y serenidad. Un resiliente. Luis nos motiva, nos invita a auto transformarnos, a sacar lo que tenemos dentro… y el arte siempre se convierte en el mejor camino posible.

“Si hay gente que trata o no puede escribir … les digo que agarren un papel y un lápiz, si no podes escribir un poemas podes escribir una canción con un poema, comiencen desde ahí y hagan sus memorias, de todo lo que dicen, lo que hacen, lo que piensan, lo que dicen. Si no lo hacen el corazón siempre les dolerá más, hay que sacar todo del alma, todo lo que tienen”.

Fotos: Ornela Lorenzoni