Un compromiso por el Derecho a la Salud

Publicada en Publicada en editorial, noticia del dia, noticia destacada 2, opinion

16 Julio, 2019

EDITORIAL

Un compromiso por el Derecho a la Salud

El próximo turno electoral no será uno más en la historia institucional desde la recuperación de la democracia en 1983. A la importancia que implica esa masiva asamblea soberana que se manifiesta el día de elecciones, se le añade la necesidad imperiosa de terminar con uno de los tramos más nefastos de la historia contemporánea de nuestro país.

Sobresale por su insensibilidad social el proceso de desmantelamiento y desidia sobre el Sistema Público de Salud -mediante la Cobertura Universal de Salud (CUS) promovida desde el Gobierno Nacional- para ponerlo al servicio de las empresas privadas que consideran que la Salud no es un derecho sino un negocio.

De prosperar, este proceso arrasará con el conjunto de la Agenda Sanitaria Popular (Salud Mental; Derechos Reproductivos; Medicamentos; Control de Epidemias), y atentará contra las condiciones dignas de empleo y salario con nuevas formas de contratación y de remuneración de los trabajadores y profesionales de la Salud.

El Ministerio de Salud que creó y honró Ramón Carrillo debe volver a ser Ministerio. Es menester derogar la CUS, mejorar el estado edilicio de los hospitales y ampliar la Red de Atención Primaria en los barrios y las comunidades.

La lucha por el Derecho a la Salud incorpora las reivindicaciones de géneros y la pluriculturalidad, fortalece los programas territoriales, reclama la ampliación del Presupuesto Nacional y la redistribución con justicia a las provincias. Hay que convocar a la participación popular y bregar para que se eliminen la pobreza y el extractivismo porque provocan enfermedades muchas veces mortales.

El Gobierno representa a lo más concentrado del espectro anti popular en la Argentina. No sólo pone en riesgo la calidad de vida cotidiana de la mayoría de la población con tarifazos, inflación y desempleo, sino que acarrea una decisiva pérdida de soberanía para las próximas generaciones, y un deterioro severo sobre las condiciones de ciudadanía y derechos sociales.