Una Reserva a la basura

Publicada en Publicada en Bienes Comunes y Modelo Productivo, noticia del dia, noticia destacada 1, Provinciales

14, Agosto 2019

Una Reserva a la basura

Desde el viernes pasado, una sucesión de incendios vienen desatándose en el norte de la Reserva Natural de La Defensa La Calera: 4 focos de incendios intencionales en el lapso de 5 días.

Fuentes confiables aseguraron a Sala de Prensa Ambiental que la causa de estos incendios -que tienen a maltraer a los bomberos voluntarios desde el viernes pasado- es que el municipio de la ciudad de La Calera está instalando un nuevo basural clandestino dentro del área protegida nacional, pese a haber sido advertido sobre la ilegalidad de obviar todas las normas ambientales que protegen esta Reserva Natural.

Este enorme espacio natural protegido que beneficia a los habitantes de ciudades como Córdoba, La Calera, Villa Carlos Paz, Malagueño y Yocsina, tiene una vital importancia dentro de los ecosistemas cordobeses, además de particularidades como la de abarcar una superficie equivalente a nuestra ciudad: unas 14 mil hectáreas protegidas que se convierten en el pulmón verde más grande del Gran Córdoba.

Allí, desde hace unos días, el municipio calerense irrumpió en 32 hectáreas con el proyecto de instalar un nuevo basural a cielo abierto y en tierras protegidas por el Estado nacional.

“¿Todos los días vamos a tener este problema? Arreglen esta situación”, les dijeron los bomberos hoy a los empleados municipales calerenses que estaban “limpiando” un sector ubicado en el pie de una antigua cantera dentro de la Reserva y que se accede por el camino de tierra poco transitado que une a La Calera con la localidad de Malagueño.

Ayer, una nube de humo tóxico del nuevo basural flotó sobre los countries La Estanzuela y Cuesta ColoradaPrenden fuego para achicar el volumen de la basura que tiran y ,como no lo procesan, queman todo”, testimonian las personas que estuvieron presentes en el lugar.“Los bomberos están cansados, además la quema de basura –entre ellos plásticos- hacen del sitio una chimenea que no deja de humear durante horas, lo que demanda un consumo de agua considerable para su extinción”.

Fuente: www.periodismoambiental.com.ar