Una sociedad adultocentrista

Publicada en Publicada en Educación, locales, noticia del dia, noticia destacada 1, opinion, Pensamiento crítico

12, Mayo 2021

Una sociedad adultocentrista

Por Guadalupe Reynoso*

La pandemia, los primeros meses de cuarentena, la quietud, el arrancar de a poco nuevamente, el tener que acompañar las infancias en tiempos covid aseveró que sin tribu, sin lo colectivo mucho no se puede hacer.

Cada niño, niña viene con una mochila que trae tantos o más temas que lidiar que nosotros los adultos. Es por eso que mi militancia es ese abrazo, esa ronda de risas con los pares,esos momentos que en la adultez ayudarán a ser mejor, acompañar, esa palabra que muchos usan y la confunden con “estar”.
Pero vamos a lo que venía observando y confirme en pandemia. Cuantos usando la niñez para terminar haciendo una catarsis de adultos respecto a la misma, como cuesta correrse del adultocentrismo en todos los ámbitos, son las infancias las que nos conmueven, nos empujan a la lucha diaria pero sin embargo siempre la causa adulta está primero.
No es fácil correrse para dar paso a la escucha y el hacer de las infancias, la mayoría de las veces las muestran sensibles, tiernos, chiquititos y no como sujetos de derecho con pensamiento propio. Somos una sociedad adultocentrista desde las escuelas, el gobierno, los sindicatos, las organizaciones siempre se habla de las infancias pero queda ahí, en el decir.
Basta con ver las plazas encintadas para evitar el contagio pero a la escuela con frazada en mano y por “burbuja” y separados por un “cuadrado” en el patio. Basta con ver el.inicio de los noticieros con “contenido no apto para niñas y niños” ¿Que esconden? ¿porque negar la realidad si la viven a diario? Basta con escuchar “los niños y niñas pobres en pandemia la pasan mal” ¿porque sectorizar, porque estigmatizar? A lo largo de mi experiencia con infancias estoy más que convencida que no por tener menos necesitas más contención, al contrario más tenes más ocultas.

Como adultos nos falta aprender, aprender a observar desde la mirada de las infancias y no desde arriba, como autoridad, bajen está buenísimo! No importa desde donde, no sólo quienes trabajan con infancias pueden y deben hacerlo, la sociedad toda tiene que cambiar la mirada, a dejar de dividirlos en clases o estatus sociales, que se garanticen sus derechos, que se los escuche, que se los acompañe es transversal a todos y no son ni el futuro ni el presente, las infancias son, van siendo y eso a una sociedad adultocentrista a veces no le conviene, sin embargo para mi y para quienes acompañan la tribu, lo colectivo es la revolución.

*Educadora de niñes