Vecinos se resisten a la privatización del acceso a Casa Bamba

Publicada en Publicada en noticia del dia, noticia destacada 2, regionales

12, Julio 2019

PROVINCIALES

Vecinos se resisten a la privatización del acceso a Casa Bamba

Actualmente, las familias que viven allí se encuentran aisladas por la privatización del histórico camino de acceso a la Reserva Bamba. 

Casa Bamba es un poblado de aproximadamente 100 habitantes. Está en la jurisdicción de La Calera, a unos 30 kilómetros de Córdoba Capital, a la vera del río Suquía. Es, sin dudas, una de las reservas naturales más importantes de la provincia por su biodiversidad.

Desde hace meses, el histórico camino de ingreso al paraje está restringido por un portón que levantaron los propietarios de la minera Mogote, controlando a su arbitrariedad el paso a la reserva.

A través de un mensaje por redes, los habitantes del paraje Casa Bamba convocaron a una reunión el próximo sábado a las 10.00 para apoyar el reclamo por la apertura de un camino de ingreso a sus viviendas. Según reza el comunicado: “Casa Bamba está en emergencia”.

“Vivir aislados” no es nuevo, anteriormente también la empresa Supercemento, de Jorge Fernández, y la minera Mogote han perjudicado a los vecinos y vecinas colocando cámaras, perros, guardias y portonesque impedían el ingreso a familiares, amigos, ambulancias y otros servicios.

“Han pretendido también que firmemos documentos a ciegas, en donde se certifica a ellos como propietarios del único acceso a Casa Bamba“, detalla el mensaje de la agrupación vecinal.

Los vecinos de Casa Bamba quieren que se abra el portón y se construya definitivamente el puente-pasarela, algo que viene siendo promesa desde hace años. La obra comenzó a construirse en octubre de 2018 y hasta el sábado 11 de mayo, antes de las elecciones, se habían construido dos tercios. Actualmente está paralizada.

Las familias que viven allí deben ingeniárselas para cruzar el río, que no tiene puente ni pasarela, y poder ingresar a sus viviendas. Sino, otra forma de acceder es caminar 2 kilómetros por las vías del tren, con los riesgos que eso implica. Algunos vecinos contaron a este medio que así es como los niños y niñas deben hacer para asistir a la escuela.

En la entrada se instaló un portón junto a un guardia de seguridad que pide documentación a quienes quieran pasar.

Fuente: www.elresaltador.com.ar